GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Un Sí no es definitivo

Editorial
Sociedad
El pueblo continúa su lucha contra los desahucios

Quién puede imaginar lo que debe de sentir un hombre, que abrumado por la pena y la impotencia, decide darle a su hijo un beso de despedida e inmediatamente después, tirarse por la ventana. O escribir una nota y colgarse por pura desesperación. Personas que se ha sentido engañadas y que han encontrado una forma de salir de este círculo en la muerte. Podemos pensar en ellos, podemos creer que sabemos lo que ellos sienten cuando todo su mundo se cae, cuando le llega una simple carta del banco.

Quizás, sólo quizás, a alguien se le haya pasado este pensamiento por la cabeza. Después de una serie de numerosos suicidios motivados por estos desahucios, y que empiezan a ser algo habitual en los informativos, el PP ha votado finalmente a favor de la admisión a trámite de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP). Esta solicita la dación en pago retroactiva, la moratoria de todos los desahucios y la promoción del alquiler social.

Esta ILP, la tercera que ha sido aceptada, que no convertida en ley,  de entre las más de 66 propuestas de nuestra democracia, se tendrá que debatir en la Cámara baja. Esto no significa que se tenga que admitir lo que se propone, de hecho, el PP ha añadido que está en contra de la dación en pago universal y con carácter retroactivo.

A pesar de que hay algunos que lo celebrarán como una victoria, esta presidencia se caracteriza por faltar a su promesas y ser un poco bipolar. Hoy contigo, mañana contra ti y todo lo que pueda a mi bolsillo. A pesar de que las continuas manifestaciones parecen hacer efecto, existen también algunos escépticos a este cambio de política. No olvidemos, que unas horas antes de la reunión en el Congreso, el PP se mostró totalmente en contra de esta ILP y en el momento de la votación lo cambió al sí.

A pesar de todo, se puede decir que se ha ganado una batalla. Una reconquista en la que los ciudadanos españoles quieren volver a tener lo que consideran como propio. La plataforma que ha impulsado esta iniciativa, formada por sindicatos y activistas en defensa de los afectados, ha logrado ya casi 1,5 millones de firmas, que es el triple de lo que exige la ley. Estos números confirman que los ciudadanos están empezando a despertar de su letargo. Un letargo que permite a los gobernantes manejar a sus anchas nuestro país y ocultar el derecho propio de los ciudadanos a decidir.
 

Desarrollo en Drupal por Suomitech