GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Ciudadanos pisotea a UPyD

Reportaje
Nacional
Albert Rivera sopla velas en un evento de campaña en Sabadell.
Albert Rivera en Sabadell (Foto: iSabadell/Flickr)
El partido de Albert Rivera logra imponerse ante el UPyD de Rosa Díez en apenas un mes. Críticos de Díez harán un último intento por reflotar el partido.

Los implacables resultados electorales en Andalucía han situado a UPyD en una incómoda situación. La cascada de fugas y expulsiones ha deteriorado la imagen de un partido que, pese a la década que lleva en la política española, no ha terminado de despegar. Sin embargo, Ciudadanos, ese partido que durante tanto tiempo se circunscribió a Cataluña, hace leña del árbol caído y engulle al partido de Rosa Díez, convenciendo a los votantes, según indican los sondeos, con una sola cara. ¿Qué ha podido pasar?

Ocupando el centro

Ciutadans, ahora Ciudadanos, nace en 2006 en Cataluña para hacer la contra al nacionalismo catalán. Unión, Progreso y Democracia, en 2007 en San Sebastián, como una respuesta al bipartidismo, pero también a los independentismos y al terrorismo de ETA. Ocupando el centro, el vacío espacio liberal entre PSOE y PP, ambos partidos comparten, pues, orígenes e ideología.

Sin embargo, son las caras las que diferencian uno y otro proyecto. Ambos claramente personalistas, Rosa Díez no ha logrado convencer ni al electorado ni tan siquiera hoy a sus votantes. Según el último barómetro de Metroscopia para El País, es aún más impopular entre sus votantes que Mariano Rajoy entre los del Partido Popular.

Después de ocho años presentándose a elecciones, el máximo porcentaje de votos que Unión, Progreso y Democracia ha obtenido nunca ha sido el 6,51% de las elecciones al Parlamento Europeo de 2014. Cuatro diputados, por cierto, de los cuales dos han sido suspendidos de militancia por la dirección del partido debido a las críticas y el incumplimiento de normas internas del partido. Ciudadanos, en cambio, obtuvo un 9,28% de los votos en las últimas elecciones andaluzas, superando a Izquierda Unida. UPyD, apenas un 1,42%.

La coalición que nunca llegó

Tan similar es el electorado de ambos partidos que desde hace ya años se sugería un pacto entre UPyD y Ciudadanos para, entre otras razones, salvar las limitaciones que imponen las circunscripciones y el sistema electoral D’Hondt a las ofertas políticas minoritarias. Durante 2014, los dos partidos anunciaron las negociaciones para llevarlo a cabo, que finalmente no llegaron a buen puerto.

Aunque la intransigencia de Ciudadanos fue similar a la de UPyD, fueron los primeros los que supieron convencer al público de lo contrario. El estigma de autoritarismo que recae sobre Rosa Díez no ha podido con la inmaculada imagen del Albert Rivera, conocido desde aquel celebérrimo desnudo pero no tan desgastado por el foco mediático.

La estrategia de Rivera es la que ha funcionado: tras el descalabro magenta en las elecciones andaluzas, el desmoronamiento de UPyD a nivel europeo, nacional, autonómico y local (por ejemplo en AsturiasBaleares y Madrid) y la fuga de sus figuras, en numerosos casos para incorporarse a las filas de Ciudadanos, ha sido cuestión de días. Fuentes cercanas a ambos partidos corroboran, de hecho, los movimientos en masa de sus bases hacia Ciudadanos, hasta el punto de que algunas sedes de UPyD sus militantes se han limitado a cambiar el cartel magenta por el naranja.

¿El triunfo de Ciudadanos?

El último hachazo para UPyD parece ser el alejamiento de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, cuya presidenta es aún eurodiputada por el partido. Una estacada al ADN de UPyD, para quien la lucha contra el terrorismo ha sido una pugna central desde su fundación.

Pero aún hay tiempo. Irene Lozano y Toni Cantó, las otras dos caras conocidas de la formación magenta, propondrán una alternativa en los próximos meses al liderazgo de Rosa Díez, y así reflotar la formación. Rivera seguirá ganando, habiéndose convertido en el socio fuerte en el caso de una coalición ante las elecciones generales de noviembre, pero podrá perder la oportunidad de incorporar a precio cero esas mismas caras conocidas que tan útiles serían para compensar su omnipresente figura.

Al fin y al cabo, la red de sedes de UPyD a nivel local es mucho más extensa —por citar un ejemplo, a diferencia de Ciudadanos, UPyD tiene presencia en Vicálvaro—. En cualquier caso, este último año ha demostrado que las intenciones de voto y el panorama político al completo pueden darse la vuelta en cuestión de semanas. Aún pueden pasar mil cosas.

Rosa Díez (Foto: Fernando Llopis Pascual/Flickr).

Rosa Díez (Foto: Fernando Llopis Pascual/Flickr).

Desarrollo en Drupal por Suomitech