GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“Cualquier persona que conozca realmente los problemas del mundo, sentiría la necesidad de intentar hacer algo”

Entrevista
Internacional

Sara García, de la localidad madrileña de Alcobendas, asistió a una reunión de la ONG Zerca y Lejos con 18 años y desde entonces se involucró de lleno en el mundo de la cooperación, tanto es así que con tan solo 21 años ha estado en más de 30 países. Además lleva un blog sobre el tema de la cooperación, donde escribe sobre las principales injusticias del mundo y sobre sus vivencias. 



Esta voluntaria, desde siempre, se ha interesado por los problemas del mundo y no duda en afirmar que “cualquier persona que los conociera, sentiría la necesidad de hacer algo". Sara no decidió colaborar económicamente, sino que se involucró mucho más, decidió trabajar directamente con la organización, fue su manera de “colaborar para hacer del mundo un lugar más justo”. 



Su primer viaje como cooperante, cuando apenas tenía 18 años, fue al centro de Camerún, en la región de Bengbis, un lugar en el que las estructuras sanitarias son muy escasas y  existe un hospital con un solo médico para toda la ciudad. “Construimos casas para profesores, letrinas, un biodigestor, entre otras muchas cosas”.



“Creo que para trabajar en cooperación, aunque sea desde España, es necesario conocer la realidad, cómo viven las personas por las que trabajas”. Sara ha hecho trabajos de cooperación o ha visitado organizaciones en Camerún, Colombia, Ecuador, India y Mozambique. “La India ha sido el lugar que más me ha llamado la atención: la situación de la mujer y los feticidios, la esclavitud que a nivel global afecta a 27 millones de personas y la situación de los dalits, una raza discriminada en el país”. No duda en aceptar que de todos los lugares que ha visitado, la India es el lugar que requiere una lucha más activa.



“Cada una de las experiencias que he tenido me han llevado a poner rostros humanos a los problemas mundiales y eso hace que tu esfuerzo sea mucho más grande”. Sara considera que "no todos los países en los que he estado resultan peligrosos pero, por ejemplo, en Colombia, trabajar con los Derechos Humanos sí tiene peligro, ya que hay mucha gente a la que le interesa que el país siga como está...".



Sara ha colaborado en muchos proyectos con la ONG Zerca y Lejos, que trabaja en cuatro ámbitos: el desarrollo socioeconómico, la habitabilidad básica, la educación y la sanidad. Zerca y Lejos desarrolla su actividad sobre todo en Bengbis, en Camerún, aunque en las últimas misiones ha logrado expandir sus programas.

La ONG se financia, fundamentalmente, a través de socios y de las subvenciones públicas, las cuales, con los tiempos que corren, se han reducido cuantiosamente. No hace falta ningún requisito para ser voluntario: cualquier granito de arena es muy importante. 



Actualmente, está empezando a colaborar con la ONG Proyecto Esperanza: "es una organización que trabaja con mujeres que han sido víctimas de la trata de personas y obligadas a ejercer la prostitución".



"Ante cualquier catástrofe España se moviliza mucho pero, se necesita algo más que las colaboraciones puntuales, cuantos más socios tenga una ONG más puede hacer, tanto en terreno como en incidencia política”, comenta la voluntaria. Hay muchas pequeñas cosas que podemos hacer para que nuestro mundo sea mejor: “fijarte en la procedencia de los productos que consumes ya que han podido ser elaborados por esclavos, recordarles a los bancos y a las grandes marcas que la Responsabilidad Social Cooperativa no es suficiente y exigirles que sus prácticas sean coherentes para que luego no tengan que hacer un lavado de cara”.

Además, Sara afirma que es básico que la gente se informe de la Realidad Internacional ya que, fuera de nuestro país, hay muchas injusticias. Cree firmemente que el paso más sencillo para colaborar es pagar una insignificante cuota mensual o anual para hacerse socio de una ONG.

Desarrollo en Drupal por Suomitech