GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Una doble crisis: sanitaria y ambiental. Entre la convergencia y la divergencia.

Reportaje
Pandemia Internacional
La COVID no es impedimento ni excusa para plantarle cara a la otra crisis. El cambio climático, seriamente agravado desde la llegada del virus y un problema amenazador que convive con la pandemia.
“The COVID-19 pandemic and global environmental change: Emerging research needs” y trata sobre la importante relación entre el coronavirus y los cambios ambientales emergentes desde la llegada del virus. Hemos indagado en profundidad sobre el asunto interrelacionado. El cambio climático no es un factor nuevo, pero sí uno condicionante y seriamente afectado por la COVID-19 y, más aún, en vistas a un futuro libre de crisis tan cruciales como las sanitarias o medioambientales.

En la reciente publicación de Barouki y colaboradores en la revista Environment International (2021) se aborda sobre la relación del medio ambiente y la COVID-19, genera muchas preguntas y algunas respuestas sobre la influencia del entorno en la propagación y efectos del SARS-CoV-2.

Para la gente es preocupante la calidad del aire que respiramos y si esta puede influir en posibles efectos más severos una vez contraigamos el virus. Un artículo publicado en Los Angeles Times explica, cómo es posible que la calidad del aire influya en la posibilidad de contagiarse. Según expertos, no se puede afirmar al cien por cien esta relación, pero existen muchos indicios que apuntan a ello, ya que respirar aire de mala calidad daña los pulmones. Esto conllevaría a un aumento de la probabilidad de contagios a la vez que en el riesgo de sufrir síntomas más graves.

Y si, si te lo estás preguntando, tanto fumar como ser fumador pasivo (incluidos los Vapers, cigarrillos electrónicos y otros elementos) también aumenta el riesgo de contagio y síntomas graves.

 

 

CALIDAD DEL AIRE

José María Pino, presidente y editor de Redacción Médica, escribió un artículo a mitad de abril de 2020 sobre la relación de las pandemias históricas y el oxígeno, el sistema respiratorio y su transmisión por el aire. En sus conclusiones explica por qué las vías respiratorias son tan vulnerables y son la mayor debilidad inmunológica del ser humano. Asimismo, el diario Público hace eco de informaciones similares sobre la relación entre la expansión del virus y la contaminación.

En esta línea, la NASA ha financiado ocho investigaciones para determinar cuáles son los factores ambientales que más influyen en la expansión del SARS-CoV-2. Estas ocho investigaciones están bajo la supervisión de la División de Ciencias de la Tierra. Aún no existen datos concluyentes, pero se pueden atisbar indicios de la relación entre el clima y el COVID-19, por ejemplo, en Puerto Rico y el Caribe donde existe una relación entre el aumento de casos de enfermedades infecciosas y la llegada del polvo africano.

Algo que pilla a los españoles más de cerca es la investigación realizada por la Universidad Martin-Luther King de Halle (Alemania), sumado a un análisis de la Escuela de Salud Pública de Harvard. Ambos estudios determinan casi con total seguridad que, la exposición prolongada a altos niveles de polución derivados de los combustibles de los automóviles aumenta la probabilidad de muerte si se contrae el SARS-CoV-2. Simplificando, así como las personas con patologías respiratorias son más susceptibles a los efectos del último coronavirus, se podría decir que, las personas que han respirado durante varios años de su vida este tipo de contaminación están “enfermas”, en cuanto a la salud de sus pulmones y su capacidad de defenderse de cuerpos extraños que se internen en sus vías respiratorias.

Fuente: La Vanguardia

 

BIODIVERSIDAD

Biodiversity & Natural Resources Horizon Scan es un documento creado por la consultora Arup con claves para un desarrollo sostenible. El mayor punto a destacar es: “a menor biodiversidad, mayor es la capacidad de propagación de patógenos”, es decir, al alterar los hábitats de animales, por ejemplo, modificamos sus migraciones. Estas modificaciones provocan que la fauna se desplace a lugares que antes no visitaban, y, así, puede conllevar un transporte de virus, bacterias y demás que no son autóctonos de la zona que visitan. Realizando un símil con la célebre serie Los Simpson, es lo mismo que sucede cuando Bart lleva una rana a Australia y ésta se reproduce causando una catástrofe en las plantaciones australianas. Solo que respecto a lo que nos concierne, estas consecuencias son a nivel microscópico.

La ONU ha publicado un artículo con algunos pasos a seguir para lograr un planeta limpio y saludable cuando acabe la pandemia actual. En él, destacan la importancia de proteger la naturaleza, invertir en saneamiento de agua y energías renovables, promover sistemas alimentarios saludables y sostenibles, entre otros. A parte también cabe destacar el proyecto europeo H2020 HERA cuyo objetivo ha sido establecer prioridades en la investigación sobre medio ambiente, clima y salud. Algo que ha sido clave para identificar las necesidades de investigación pertinentes y que nos ha ayudado con a desarrollar este reportaje.

En definitiva, aunque faltan datos concluyentes, es casi seguro que, la calidad del aire y de la naturaleza influye en la transmisión y síntomas del Coronavirus, así como otras enfermedades. Es por ello que se debe proteger nuestro único hogar, la Tierra. Y debería protegerse aunque no hubiera relación alguna entre el SARS-CoV-2 y el medio ambiente. No tenemos otro planeta para vivir.

 

 
Desarrollo en Drupal por Suomitech