GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

LAS FAKE NEWS: EL ENEMIGO DE LA VACUNA CONTRA LA COVID-19

Reportaje
Indignados
(Fuente: www.marca.com, 2020)
Los seres humanos no podrían generar una respuesta efectiva e inmune frente a patógenos como el del COV-SARS-2 sin la vacuna del COVID-19. Pero conseguir la aceptación generalizada de esta vacuna es uno de los pasos más importantes, a la vez que complicado para lograr vencer esta pandemia. Por ello, se han realizado varios estudios para conocer la aceptación de la sociedad a esta vacuna, e intentar encontrar una solución para convencer a aquellos que aún se muestran escépticos a ponérsela.

 

 

Pero para que esta vacuna resulte efectiva, debe tener gran aceptación por parte de la sociedad (un mínimo del 55% de la población, aunque dependiendo del país y de la ratio de infección este porcentaje puede dispararse a un 85%). Motivo que resultó de gran interés para realizar el estudio “Measuring the impact of COVID-19 vaccine misinformation on vaccination intent in the UK and USA”. En él, se llevaron a cabo diversas investigaciones a través de encuestas dirigidas a una parte de la población. El objetivo era averiguar cuál era la intención de vacunarse antes y después de exponerles a diferentes tipos de informaciones falsas. Al finalizar el experimento se compararon los resultados y en algunos casos variaron de forma considerable.

A través de diferentes estudios sobre la vacunación se ha concluido que en algunos países no se llegaría al 55% de la vacunación de la población necesaria para que sea efectiva. Esto supone un gran riesgo para la erradicación de la pandemia y todos los esfuerzos científicos y económicos realizados habrán sido insuficientes. El miedo y la indecisión a vacunarse por una gran parte de la sociedad se debe principalmente al exceso de información disponible y en muchos casos información falsa (fake news) como la muerte de personas tras la vacunación, que la pandemia es una conspiración, e incluso un arma biológica.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Elaboración propia 

Los datos han sido extraídos del estudio “Measuring the impact of COVID-19 vaccine misinformation on vaccination intent in the UK and USA”

Según los datos obtenidos en las encuestas, la exposición a este tipo de noticias afecta de forma distinta a los individuos dependiendo de las características sociodemográficas de cada uno de ellos. Por ejemplo, en EE.UU las mujeres, los individuos que obtienen altos ingresos y los individuos de raza blanca tienden a verse afectados de forma negativa por las fake news. Por otro lado, en Reino Unido los resultados obtenidos fueron muy similares a los de EE.UU, ya que los ciudadanos con empleo y los creyentes en el cristianismo presentan menor disposición a recibir la vacuna que los desempleados y los creyentes de religiones distintas a la ya nombrada anteriormente, como los judíos. Además, al igual que en Estados Unidos, las mujeres muestran una mayor tendencia a verse afectadas negativamente por la influencia de estas fake news.

Aunque estos resultados no son representativos a nivel global, ya que el estudio está hecho sólo en 2 países y, además, cuando se estudian las características sociodemográficas no están equilibrados los tamaños muéstrales.

LAS FAKE NEWS SE EXPANDEN

En Europa también crece el escepticismo hacia las vacunas. En Francia y Bélgica son países donde las noticias falsas han calado profundamente en la población. Diversos sectores entre los que destacan los ancianos o los sanitarios albergan gran rechazo a vacunarse, conociéndose que, en algunas residencias los negacionistas que rechazan la vacuna suponen hasta el 70%. Los expertos no pueden creer que sean aquellos quienes más han sufrido este virus los que no quieran recibir ahora la vacuna. Una de las cuidadoras de estas residencias, Cristina Rodríguez, asegura que la lucha contra el virus también tiene que ganarse en las redes. 

Por todas estas consecuencias, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Saludse ha pronunciado recalcando que las informaciones falsas referidas a las vacunas y que se extienden mayoritariamente a través de las redes sociales resultan "tan contagiosas y peligrosas como las enfermedades”. Además, señala que las vacunas funcionan: "Las tasas de muchas otras enfermedades, incluido el sarampión, se han reducido drásticamente gracias al poder de las vacunas para salvar vidas".

Por otra parte, focalizando en España, la Organización Colegial de Enfermería, junto a la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANENVAC) recuerdan que Astrazeneca es una vacuna segura, e instan a la ciudadanía a que no se haga caso a las informaciones falsas. “Ha pasado todas las medidas de seguridad necesarias y la vacuna de AstraZeneca tiene todas las garantías”, declara Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería y del Colegio de Enfermería de Córdoba.

 

Juan José Yunis es médico genetista con postdoctorado en Inmonogenética y biología Molecular

Fuente: (MinSaludCol, 2021)

La solución para combatir los graves problemas que acarrea la infodemia en todos los ámbitos, principalmente en cuestiones de salud pública, comienza por reeducar a la población en su manera de exponerse a bulos y contribuir a su propagación. Para ello, los ciudadanos deben de informarse a través de fuentes expertas, que posean datos que avalen dichos resultados y no creerse todo lo que se publique en los medios de comunicación.

Desarrollo en Drupal por Suomitech