GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La unión y la solidaridad. Las vías para vencer el coronavirus

Reportaje
Cooperación en el Mundo
Un Airbus A-305 procedente de China aterriza en Fiumicino (Roma) con toneladas de material médico y expertos para combatir el coronavirus. (dpa/EP)
El coronavirus, en estas últimas semanas, se ha propagado por gran parte del mundo, y con especial fuerza en Italia, España y Estados Unidos. Es necesaria la unión y la solidaridad de todos los países europeos, y del resto del mundo, para poder vencer la pandemia de la manera menos dañina posible.

China ha pasado de ser el país más afectado del mundo a ser el gran aliado de Europa en la lucha contra el coronavirus. El 18 de marzo, la presidenta de la Comisión Europea anunciaba que China se ha comprometido a hacer una gran donación a Europa: más de dos millones de mascarillas y 50.000 test de pruebas para detectar el coronavirus. La presidenta Ursula von der Leyen ha querido agradecer esta ayuda a la vez que ha recordado que en enero, cuando China era el brote central del virus, la Unión Europea les ayudó donándoles más de 50 toneladas de equipos protectores. 

Ursula von der Leyen, presidenta electa de la Comisión Europea (Francois Lenoir / Reuters)

 

Italia y España forman parte de la lista de los cinco países del mundo más afectados por esta pandemia. Son los dos países que cuentan con más fallecidos a causa del COVID-19 en todo el mundo. Ambos países se han visto desbordados por la gran demanda de recursos sanitarios materiales y humanos, y esto ha llevado a que ambos sufran una ecasez de medios. Esta falta de recursos está dificultando que los profesionales sanitarios puedan realizar su trabajo en condiciones y con la suficiente protección, y a su vez, que todos los ciudadanos puedan recibir asistencia médica. 

Ante esta necesidad de ayuda, España, Italia y Portugal han denunciado públicamente la inacción de la Unión Europea. Un ejemplo de esta falta de cooperación ha ocurrido por parte de París y Berlín, los cuales imponían el veto a exportar material médico a Italia. Pasada una semana, después de sucederse el número de fallecidos en Italia, incluyendo personal sanitario, Bruselas lograba convencer a estos para proporcionar ayuda a Italia. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, esta tarde durante la cumbre celebrada por videoconferencia. EFE

 

A todo esto se une la insolidaridad económica. Los países del sur realizaron dos propuestas en la cumbre europea del pasado 26 de marzo. Por una parte han pedido la activación del MEDE (el fondo del rescate europeo) y por otro lado la emisión de los llamados "coronabonos", un mecanismo para mutualizar la deuda. Alemania y Holanda han rechazado este borrador, y ahora, los respectivos responsables de las cinco grandes instituciones europeas deberán redactar un nuevo borrador en el plazo de 14 días. Mientras, el virus avanza. 

Holanda también ha sido protagonista estos últimos días por las desacertadas declaraciones que realizó el Ministro de Finanzas del país, Wopke Hoekstra. En ellas sugirió a la Comisión Europea que investigara a los países miembros que durante los últimos años no habían reformado sus economías para tener reservas suficientes que les permitieran combatir una crisis como la actual, a pesar de que la Gran Recesión finalizó hace 8 años. Esa fue su respuesta al reclamo que se hacía desde el sur de Europa por países como España o Italia para mutualizar el aumento de la deuda pública ante la emergencia sanitaria que vivimos.

La petición del ministro holandés fue considerada como una falta de solidaridad por varios países, entre ellos Italia, España y Portugal. Antonio Costa, primer ministro de Portugal, llegó a calificar de repugnante lo sucedido, en un discurso en el que defendió a España, asegurando que no fue este quien creó el virus o lo importó, y recordando que este virus afecta a todos por igual. También crítico la actitud “mezquina” que están teniendo algunos países en la compleja situación en la que nos encontramos, negándose a dar una respuesta común en contra del espíritu de la Unión Europea, y señaló la necesidad de respetarnos los unos a los otros.

El primer ministro Portugal, Antonio Costa, se dirige a los portugueses para anunciar las medidas frente al coronavirus. ANTONIO PEDRO SANTOS | EFE
 

Días después, Hoekstra se disculpó por sus palabras y reconocía que habían sido muy poco empáticos. También se lamentó de no haber dejado claro previamente que quieren ayudar, aunque mantuvo que no es un buen momento para debatir sobre una financiación conjunta de la deuda por medio de bonos.

Por otra parte, con el fin de intentar solucionar la falta de material sanitario que golpea a España, el rey se ha puesto en contacto con Donald Trump para llegar a un acuerdo. Tras la conversación telefónica mantenida, el presidente estadounidense ha autorizado la venta de respiradores a España, así como a Italia, para tratar a los enfermos por coronavirus. Una respuesta destacable por parte de la Casa Blanca, ya que la Ley de Producción de Defensa que se aprobó el 18 de marzo les permitía abortar estos envíos hasta que los hospitales de EEUU estuvieran totalmente abastecidos.

Donald Trump, Melania, Letizia y el Rey Felipe VI.

 

 

 

 

Todas estas ayudas son cruciales en la lucha contra la pandemia. Pero es igual de importante que los ciudadanos también colaboremos, y para ello, lo único que tenemos que hacer es quedarnos en casa. Porque en esta lucha, todos tenemos un papel igual de importante. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech