GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Egipto: detrás de los focos

Reportaje
Rebeliones árabes
El pueblo egipcio se manifiesta. Foto: El País
Tres años han pasado ya desde la Revolución egipcia —también conocida como Revolución de los Jóvenes o Revolución blanca— iniciada el 25 de enero de 2011, martes conocido como "Día de la Ira", en la que el pueblo de Egipto consiguió, tras una dura lucha que se prolongó 18 días, forzar la dimisión del presidente Mubarak. Tres años después el país se encuentra lejos de la atención mediática internacional, y en este reportaje centraremos de nuevo nuestro "punto de mira" en la situación del país norteafricano.

Caldo de cultivo

Varios fueron los factores que provocaron el estallido de la olla a presión que era hace tres años el pueblo egipcio: la corrupción impregnaba todas las actuaciones del gobierno de Egipto; su presidente, Hosni Mubarak, que ascendió al poder tras la muerte de su predecesor —Answar El Sadat— en un atentado perpetrado por radicales islamistas en el año 1981, nunca gozó del apoyo convencido de una masa popular que, además, no vio con buenos ojos su apoyo al proceso pacificador en el conflicto entre Palestina e Israel, por el que se le tildó de amigo de Occidente.

La falta de libertades y los abusos policiales llevados a cabo por el Ministerio del Interior en virtud de la llamada Ley de emergencia proclamada en 1967 —que permaneció en vigor desde entonces salvo en un breve periodo en 1980— y las necesidades cada vez más acuciantes de una población creciente y más concentrada en la orilla del Nilo —zona más habitable del país— fueron la mecha cada vez más corta de la "bomba" social en construcción, que terminó de prender con el atentado que tuvo lugar el primer día del año 2011 en una iglesia de Alejandría.

El pueblo se mueve

Enfrentamientos entre detractores de Mubarak y las fuerzas del orden días después del inicio de la Revolución egipcia. Foto: AP

Tras el profundo descontento social y en plena agitación por el reciente atentado sufrido en Alejandría, el martes 25 de enero —conocido como Día de la Ira— tendrían lugar diversas protestas en distintos puntos del país — El Cairo, Alejandría, Suez e Ismailía, entre otros—. Concentradas más de 50.000 personas, fueron duramente contenidas por las fuerzas del orden gubernamentales que, entre otras medidas, vedaron el acceso a la red social Twitter en todo el país. Tras varios días de protestas el martes 1 de febrero tendría lugar la Marcha del Millón de Hombres, que ponía de manifiesto ante el público mundial la unión del pueblo egipcio contra un gobierno sin ninguna legitimidad y que terminarían de dividir al pueblo entre detractores y seguidores de Mubarak. El presidente se vio obligado a emitir un discurso en el que continuaba culpando —tal como hizo desde la primera movilización— a grupos políticos adversarios de todo el proceso de revolución que estaba teniendo lugar en tierras egipcias. 

Focos principales de la protestas egipcias. Elaboración propia.

Varios días después, un día antes del conocido como Día de la Despedida —que tendría lugar el viernes 11 de febrero—, el presidente emitiría un nuevo discurso en el que delegaba en el Gobierno la responsabilidad de dirigir el país tras verse superado por los acontecimientos. Dicho discurso, emitido en diferido, suscitó los rumores sobre la precipitada salida del país del Jefe del Gobierno ante el temor de las posibles represalias una vez hubiera abandonado el cargo. 

Evolución cronológica de las manifestaciones egipcias. Elaboración propia.

Tras la tempestad

Celebración del tercer aniversario de la Revuelta en El Cairo. Foto: ElTiempo.com

Tres años después de la caída del presidente Mubarak, la situación sociopolítica en el país del Norte de África se encuentra lejos de poder ser calificada como tranquila. La distancia entre los diversos grupos políticos del país continúa enfrentando al propio pueblo egipcio. A pesar de que goza de una estabilidad mayor que en los años precedentes, aún se ve salpicado ocasionalmente por la sangre derramada en enfrentamientos y protestas violentas, como los que tuvieron lugar el día de la celebración del tercer aniversario del inicio de la Revuelta, el pasado 25 de enero.

Unido a estos enfrentamientos de carácter político, ciertas prácticas llevadas a cabo por las autoridades están socavando la moral del pueblo, que asiste a una progresiva pero constante radicalización de las acciones de las fuerzas del orden, que algunas voces han calificado como una vuelta a la Ley de emergencia no declarada en la que se vulneran derechos fundamentales y por la que varios países ya han alzado la voz de alarma

Desarrollo en Drupal por Suomitech