GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Los pasillos de la educación

Entrevista
Local
Profesores IES Manuela Malasaña durante una protesta
Marisa, profesora en el IES Manuela Malasaña de Móstoles, cuenta como le han afectado los recortes en la enseñanza pública

 

Su nombre es Marisa, no ofrece más datos porque  no quiere meterse en líos. Es profesora de Biología en el IES Manuela Malasaña, Móstoles. A pesar de que disfruta con su trabajo asegura que se lo están poniendo difícil con los recortes en educación.  Le preocupa que su centro pueda ser cerrado en un futuro, ya que para el año 2014 serán clausurados tres institutos públicos en Móstoles.

 Marisa cuenta que su trabajo se ha visto afectado con el incremento de las horas lectivas del profesorado. Su número de alumnos ha aumentado un 20% más por aula en el curso 2012/2013. Además, ha tenido que decir adiós a cinco compañeros que han sido despedidos con la aplicación de los recortes de educación en 2012. Con esta situación, confiesa que se han disminuido los recursos que poseía el centro público: “menos profesores, más alumnos, menos recursos”, por lo que le resulta más difícil ejercer su trabajo.

 La docente señala que “el Gobierno no ha gestionado bien los fondos”.  Desde que  el presidente  del Gobierno, Mariano Rajoy , anunció el recorte de 3.000 millones en educación, ha sido una de las muchas personas que han sujetado una pancarta en las manifestaciones en contra de estas medidas.  No obstante, Marisa confiesa estar contenta por la reacción de los alumnos, padres y profesores, que “se han unido por un interés común: la escuela pública”.

     Descontento

 Se indigna al recordarle algunas declaraciones del ministro de Educación, José Ignacio Wert: "los profesores exageran en su protesta por los recortes". Marisa responde contundentemente: “no tiene conocimiento de causa. Por ejemplo, las becas para los libros han sido muy limitadas, muchos alumnos se han quedado fuera. En nuestro IES Manuela Malasaña, todos los departamentos han colaborado para que ningún alumno se quede sin libros” . Además, se manifiesta en contra de la privatización de centros públicos, argumenta que de ser  así, “muchos alumnos no podrían optar a la enseñanza y más si se suprimen los recursos para  que sea de calidad e igual para todos”.

 A su vez, reconoce que “no sabía hasta qué punto llegaría todo esto”.  Tiene la certeza de que “el gobierno utiliza la crisis como excusa” y es lo que más le enfada. Marisa señala que es importante no considerar la educación como un “gasto”, sino una “inversión”. A lo largo de su experiencia, ha visto a muchos de sus alumnos esforzarse, trabajar y contagiar esa ilusión a sus compañeros, siguiendo sus estudios en la universidad pública: "donde todos esperan conseguir un futuro mejor", por lo que resalta la necesidad de cuidar la enseñanza  de calidad y gratuita.

 Concluye indicando al señor ministro,  José Ignacio Wert, que antes de tomar decisiones, observe el día a día de un instituto o escuela pública. Además, le invita a dialogar con profesores y alumnos. Del mismo modo, le advierte que los recortes no mejorarán la situación ni acabarán con el fracaso escolar. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech