GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La nueva Ley de Educación que Vox propone

Editorial
Educación y Ciencia

El pin parental es un aspecto que lleva creando bastante polémica desde el año pasado y que ha dado bastante de qué hablar. El principio básico del pin parental consiste en que los padres tengan la obligación de autorizar la asistencia de sus hijos a las actividades que se desarrollen dentro del centro educativo. Como no tuvo apenas apoyo político, el partido tuvo que llevar a cabo otras maniobras. Vox lo impuso en los colegios de Murcia con el apoyo del Partido Popular y Ciudadanos a cambio de apoyarles en sus presupuestos. Tras esta implantación se abrió un debate sobre si este pin fuera una censura o una protección en el desarrollo educativo de los alumnos.

“Los padres saben mucho mejor que los profesores qué es lo mejor para sus hijos”, dice Santiago Abascal, a lo que añade que por esa misma razón son ellos los que deben tener la última palabra en todo lo que concierne a la orientación que consideran que debe tomar la educación de sus hijos. Por otro lado, muchos padres no creen conveniente la necesidad de conceder su permiso o no acceso a ciertos contenidos, porque confían plenamente en el colegio. Por ello, en vez de “pin parental”, la mayoría de los españoles lo han denominado “veto parental”. Así lo reconocía la Junta de Andalucía, que decía: “es una barbaridad”.

 

No obstante, la implantación del pin parental en el programa político de Vox ha sido un claro asunto de debate. El PP lo califica como un modo de adoctrinamiento en el desarrollo de la educación y en la construcción de una ideología de los menores.

Organizaciones educativas también se han mostrado en contra de esto. El Ministerio de Educación y Formación Profesional determina que este “control parental'' es considerado ilegal y desobedece la Ley Orgánica de Educación (LOE) e incluso de otras normas como la Ley Contra la Violencia de Género. Además, coinciden en que es una medida retrógrada y que al aceptarla estamos poniendo en riesgo a nuestros menores, ya que si no se les ofrece toda la información posible, estaremos limitando su libertad de pensamiento.

Por eso, los partidos defensores del “pin parental” declaran que los temas que se pueden llegar a tratar en estas actividades externas a la educación escolar, prefieren enseñarlos en casa desde su punto de vista para inculcar los valores que crean más convenientes para la educación de sus hijos, ya que los califican como delicados. De esta manera no resultaría en una prohibición de esos asuntos, sino en un modo de protección tanto en los temas como en la forma de transmitirlos.

Aunque Murcia es la única Comunidad autónoma que emplea actualmente el “pin parental”, Andalucía está siendo presionada. El parlamentario andaluz de Vox, Francisco Ocaña, insiste en que es un derecho de los padres y no una obligación. Todo esto ha ocasionado en las últimas semanas grandes controversias y luchas políticas en esta región.

En cuanto a la capital, Ayuso afirma que no es necesario aplicar el pin parental, asegurando que en Madrid no existirá ningún tipo de adoctrinamiento. También, se puede decir que , siendo Madrid una de las Comunidades con más influencia en España, al no estar implantado este pin y se continúa con los métodos tradicionales podría dar qué pensar si el requerimiento de esta nueva ley es tan necesario como lo hacen ver.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech