GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Comienza la cuenta atrás contra el bipartidismo

Reportaje
Nacional
Rosa Díez (Upyd) y Albert Rivera (Ciudadanos)
Pablo Iglesias, Albert Rivera, Alberto Garzón, Rosa Díez. Son las caras visibles, partidos políticos diferentes con programas electorales distintos, pero con algo en común, su mensaje: “son la alternativa, el cambio”. Mientras, PP y PSOE se encuentran paradójicamente en el “mismo bando” porque la alternancia política que les mantenía en sus puestos se ve amenazada. A poco más de un mes para las autonómicas y municipales, el mapa político no tiene nada que ver con el del comienzo de la legislatura.

“Somos un partido de personas”, “es tiempo de izquierda”, “no somos ni de izquierdas ni de derechas”, “la alternativa sensata” es una "oportunidad histórica”. Estos son algunos de los mensajes con los que los partidos pequeños se presentan a las elecciones autonómicas y municipales, especialmente Podemos y Ciudadanos, que miran en el retrovisor los resultados de las elecciones andaluzas y se muestran optimistas. 

Y es que con las elecciones tan cerca, el comentario más recurrente es la fuerza con que se presentan los partidos pequeños, pero resulta que hasta hace poco, Izquierda Unida y UpyD eran los pequeños que le intentaban plantar cara al bipartidismo. Entonces, ¿ascienden realmente los partidos minoritarios? ¿O solo los nuevos? Y los que ya eran minoritarios, ¿se vuelven más pequeños?

No estamos ante unas elecciones cualquiera, en un momento cualquiera, estamos en una crisis sin precedentes y una oportunidad sin precedentes

 

Históricamente IU ha estado a la sombra del bipartidismo, pero ahora se encuentra con un panorama electoral nada cómodo, debido al auge de Podemos. En las elecciones andaluzas han pasado de doce a cinco escaños, lo que ha abierto un enorme debate dentro del partido, entre la vieja y la nueva guardia, sobre un posible acercamiento a Podemos. Y en medio de la tormenta interna, tiran de tablas para hacer frente  a los nuevos,  “proponemos cosas que se pueden llevar a cabo, porque ya lo hemos hecho en otros municipios”, ha afirmado Alberto Garzón, el candidato del partido al Gobierno, en la presentación de la campaña para las elecciones del 24 de mayo.

En una situación parecida, pero con menos experiencia, se encuentra UpyD. El descenso de electores en las andaluzas y las desavenencias de algunos miembros con la dirección del partido,  ha abierto una grieta por la que se cuelan las dimisiones. “Están siendo unas semanas complicadas, pero yo espero que el partido salga fortalecido”, “hay que hacer autocrítica”, nos aseguraba  David Ortega, el candidato de UpyD a la alcaldía de Madrid. Además de atribuir a su formación la apertura de la “nueva política española”, en clara alusión a todos los partidos que han cobrado protagonismo en los últimos meses.

El panorama es bien distinto para Ciudadanos y Podemos, el ascenso en las elecciones andaluzas, les ha servido para medir fuerzas. Ciudadanos, el partido “ni de izquierdas ni de derechas” de Albert Rivera, ha crecido a nivel nacional y las encuestas le convierten en cuarta fuerza política. Algunos le llaman el “partido de moda” y es que en este equilibrio entre lo viejo y lo nuevo, no solo se benefician de la fuga de electores de PP y PSOE sino que, curiosamente, también sacan rédito de los pequeños. Hasta el momento trece de los candidatos que presentan en sus listas autonómicas y municipales han sido integrantes del partido de Rosa Díez.

Pero para otros,  el “partido de moda” no es más que “un recambio”, así es como define Pablo Iglesias al partido de Rivera. Podemos, espera mantener en las autonómicas las buenas previsiones que les otorgan las encuestas, antes del salto a las nacionales. Pero en las locales, de momento, rechaza presentarse con sus siglas. En Madrid, por ejemplo, se integra en la candidatura a la alcaldía de la coalición Ahora Madrid, encabezada por Manuela Carmena. “Somos un partido de personas” asegura Carmena, “no estamos ante unas elecciones cualquiera, en un momento cualquiera, estamos en una crisis sin precedentes y una oportunidad sin precedentes. Tenemos posibilidades de incidir. No solo de quitar a unos para poner a otros que para eso ya estaban los partidos tradicionales".

La duda está ahí, si esta vez los nuevos conseguirán incidir en el bipartidismo o si el efecto será solo que los tradicionalmente minoritarios se vuelvan más pequeños. Habrá que esperar al 24 de mayo.

Desarrollo en Drupal por Suomitech