GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

EL DESAHUCIO, UN PROBLEMA QUE NOS AFECTA A TODOS

Reportaje
Comunidad de Madrid
Desahucios, plataforma de afectados por la hipoteca, impago
Manifestación contra los desahucios.Foto: www.enpositivo.com
Toda crisis económica trae consigo multitud de daños colaterales. En la Comunidad de Madrid cada vez son más las personas que pierden su casa por no poder pagarla. El centro de la capital y el barrio de Villaverde son algunas de las zonas en las que más desahucios se producen al año. No obstante, es un problema que afecta a todo el territorio nacional y que pone de manifiesto la necesidad de modificar la actual Ley Hipotecaria española, tal y como sugieren algunas instituciones europeas.

La desgracia llamaba a la puerta de Fátima, una mujer parleña que se ha visto obligada a dejar su vivienda por no poder pagar el alquiler. Con un 85% de minusvalía visual, un hijo de 12 años enfermo y un marido en paro y sin ningún tipo de subsidio, no ha recibido ninguna ayuda por parte del ayuntamiento de Parla. La única institución que ha acogido a esta familia ha sido la Organización Impulsora de Discapacitados.

Este es uno de los muchos dramas que asolan a miles de familias que en España están sufriendo las peores consecuencias de una larga crisis económica. No obstante, parece que no todo está perdido para esta y muchas otras familias. Así lo ha manifestado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el pasado 14 de marzo, que ha sentenciado que la actual Ley Hipotecaria española es contraria a una directiva europea de 1993 sobre la protección del consumidor. De esta forma, la sentencia abre las puertas a una posible paralización de los desahucios que estén en curso.

La Ley Hipotecaria española vigente establece que, en caso de impago de la hipoteca de la casa, el banco la embarga y la lleva a subasta pública. El precio al que se adquiere la vivienda en subasta suele ser menor que su valor de compra inicial. Esto provoca que la diferencia entre el precio inicial y el precio de subasta se traduzca en la deuda que el inquilino desalojado se ve obligado a pagar. Por ello, el Tribunal de Justicia de la UE ha calificado las cláusulas de esta ley como “abusivas”, considerando que una posible indemnización posterior es “incompleta e insuficiente”.

La nueva sentencia del Tribunal de Luxemburgo no supone una obligación directa al Gobierno español para cambiar la Ley, pero en caso de que esta modificación no se lleve adelante, la Comisión Europea podría sancionar al Ejecutivo de Rajoy. El gobierno español, por su parte, ha esperado a conocer la decisión del Tribunal Europeo para aprobar el proyecto de ley sobre desahucios, que aún está en proceso de tramitación.

 

Evolución de los desahucios

 La desesperación ha llevado a algunas personas a tomar medidas radicales y acabar con su vida. Tal es así que la tasa de suicidios en España se ha incrementado en un 3% en el último año. Los últimos datos de desahucios en España revelan que cerca de 50.000 familias se han visto obligadas a abandonar sus hogares, lo cual es una cifra verdaderamente alarmante. Esta cifra, registrada en el último trimestre de 2012, es un 15,9% mayor que el año anterior. En las comunidades en las que se llevan a cabo más desalojos son Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid respectivamente.

Otro de los motivos por los que el problema de los desahucios en España se ha agravado es la tendencia de las familias a comprar una vivienda en vez de alquilarla, lo que les supone cargar con una hipoteca a largo plazo a la que quizá no puedan hacer frente en un futuro.

 

Los desahucios en la Comunidad de Madrid han pasado a formar parte de la lista de inquietudes de sus habitantes. Recientemente se ha conocido que se produce una media de 80 desalojos diarios en Madrid. Por ello, esta región está poniendo en marcha distintas soluciones para ayudar, en la medida de lo posible, a las familias afectadas por esta situación. A pesar de que Madrid no tiene competencia en materia de desahucios, ha puesto a disposición de los afectados, viviendas de su propiedad a alquileres muy bajos. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, recordaba que el objetivo de la renegociación de 5.000 alquileres es “facilitar a estas personas que puedan continuar rebajándoles claramente la renta cuando han perdido su puesto de trabajo".

No obstante, más del 80% de los desahucios que tienen lugar en la Comunidad de Madrid son ejecutados por Bankia, la entidad bancaria. Pero lo sorprendente es que, según el Departamento de Estudios de Agencia Negociadora de Productos Bancarios, con el 5% del dinero que el Estado utilizará para reflotar Bankia podrían evitarse cerca de 10.000 embargos en la comunidad. 

 

La indignación en esta comunidad llega hasta tal punto que los propios bomberos encargados de desalojar las viviendas se han negado a participar en los desahucios, solidarizándose así con los bomberos gallegos y catalanes que lo hicieron en primer lugar. Desde el sindicato de Comisiones Obreras, los bomberos de la Comunidad de Madrid han mandado un comunicado en el que alegan que los empleados públicos no son “títeres de la banca ni de sus servidores en el gobierno”.

La pérdida de vivienda es un hecho que desestabiliza mentalmente a quien la sufre. Según Manuel Muñoz, Jefe del departamento de Psicología Clínica de la Universidad Complutense de Madrid, “la vivienda tiene una función psicológica que tiene que ver con tu identidad”. Lamentablemente hay personas que no son capaces de superar ese vacío que sienten cuando pierden su casa; algunas incluso optan por quitarse la vida ante la desesperación que les produce la situación que viven.

 

Reacciones de la sociedad

Debido a la poca iniciativa de las instituciones públicas, el pueblo ha tomado la delantera y ha creado una gran plataforma para intentar erradicar los desahucios llamada Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Esta organización, que integra el movimiento Stop Desahucios, ha solicitado al gobierno actual una serie de cambios en la legislación española para dar mayor protección a los afectados.  Uno de los claros ejemplos que refleja la fuerza de estos movimientos es el acontecido en el Congreso de los Diputados el pasado mes de Febrero.

http://www.youtube.com/watch?v=Ar2EfoF1pIY

El principal objetivo del movimiento Stop Desahucios es conseguir, mediante la presión social, que el actual Gobierno implante el sistema de la dación en pago. El objeto de esta medida es que el individuo que compre una vivienda y se vea en situación de impago, pueda abonar su deuda únicamente con el bien hipotecado. Es decir, el banco embargaría la casa y se la quedaría en su propiedad, de forma que la deuda estaría saldada.

La portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Ada Colau, ha mostrado su satisfacción con la sentencia expedida por el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, considerando que “está por encima de cualquier normativa interna”. Pero no se olvida de todas las personas que han perdido su vivienda, y advierte que “se están planteando acciones jurídicas al Gobierno por la situación de inseguridad jurídica profunda que han sufrido los afectados”.

Ante la aparente pasividad del Gobierno frente al problema de los desahucios, está siendo necesaria la intervención de los ciudadanos, tanto afectados como no afectados, quienes se muestran indignados ante la gravedad de la situación. Tal es el extremo que ha alcanzado el problema que ha llegado a traspasar las fronteras españolas. Distintos organismos europeos se han visto en la necesidad de urgir a España que adopte medidas que amparen y protejan a los afectados y a la sociedad en general, para evitar que en un futuro vuelva a suceder.

 

Estos hechos han mermado la credibilidad y confianza en los bancos españoles. Sin embargo, no se trata de un problema exclusivo de las entidades financieras, sino que habría que replantearse si el verdadero  quid de la cuestión se encuentra en el actual sistema inmobiliario. Desgraciadamente, impera la filosofía de poseer bienes materiales como símbolo de alto estatus social. Llegados a este punto es cuando la sociedad comienza a reflexionar sobre si compensa más adquirir una vivienda o alquilarla. 

 

 

 

 

Comentarios

Sin duda, los desahucios son una de las grandes lacras de una sociedad a la que, además de con recortes, despidos o desdenes políticos; se la machaca arrebatándole el esfuerzo por el que tantos han trabajado y, en ocasiones luchado; el de lograr un lugar donde sentirse seguros ante las intercidumbres del mundo y donde poder albergar a los suyos: sus hogares. 

Es recomendable, ante este tema, escuchar las palabras de Ada Colau, portavoz de la "Plataforma de Afectados por la Hipoteca",  en su comparecencia en el Congreso de los Diputados. De su declaración es posible extraer la certeza de que esta situación, como es evidente, podría haberse evitado, con un marco de regulación hipotecario adecuado; con una política fical y social por parte del Estado más clara y firme frente al negocio bancario;  o con una mayor control de los poderes públicos sobre una necesidad básica de la población como es la vivienda. 

Viñeta de Forges sobre la situación de los deshaucios

No creo que, de ningún modo se deba excluir a la ciudadanía de su responsabilidad de adquirir créditos que sabían que no podían pagar. Pero lo cierto es que, al final, los ciudadanos son los únicos que están haciendo frente al desastre que banqueros y políticos también contribuyeron decisivamente a crear; y lo que es peor, con premeditación y consciencia absoluta de lo que estaban haciendo. ¿Por qué éstos no tratan de arreglar este desastre? Pues bien porque son, ni más ni menos, quienes podrían haberlo evitado entonces y si no lo hicieron, ¿por qué habrían de querer hacerlo ahora?...

Desarrollo en Drupal por Suomitech