GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El Ayuntamiento de Leganés azotado por las protestas de los trabajadores y el ataque de los partidos de la oposición

Crónica
.
Ayuntamiento de Leganés
Pancarta de protesta en el Ayuntamiento de Leganés
El Gobierno local se encuentra en una situación teñida de polémica ante las huelgas convocadas por la plataforma de trabajadores del ayuntamiento de Leganés y la moción de censura presentada por el partido independiente Unión por Leganés (ULEG).

El conflicto se iniciaba el pasado 3 de enero a raíz del despido de 39 trabajadores interinos del Ayuntamiento de Leganés. En respuesta, la plataforma de los trabajadores convocó una huelga que no se llevó a cabo dado que el alcalde, Jesús Gómez, se comprometió a readmitir a los trabajadores despedidos una vez firmado el convenio de alcantarillado con el Canal de Isabel II. Sin embargo, el hecho de no ratificar el compromiso por escrito llevó a la plataforma de trabajadores a convocar una nueva huelga de 6 días entre el 16 y el 21 de febrero.

Ese mismo día el partido independiente Unión por Leganés (ULEG) anunció su intención de presentar el día 15 de enero, en la secretaría general del Ayuntamiento, una moción de censura contra el PP y su Gobierno local. Para ello pedía la colaboración de PSOE e IU, quienes inicialmente, estuvieron de acuerdo en colaborar para crear esta moción de censura y proponer un gobierno tripartito formado por las dos formaciones izquierdas y la formación independiente.

A pesar de esto, las negociaciones entre dichos partidos no llegaron a buen puerto por falta de acuerdo entre socialistas e independientes para la designación del candidato a Alcalde, insistiendo cada uno en proponer a su propio portavoz. Pese a estas discrepancias, ULEG ha presentado en solitario la moción de censura que, hasta el momento, no ha llegado a registrarse por ausencia de las 14 firmas de concejales necesarias para tramitar el veto.

Tras estos ataques los trabajadores del ayuntamiento daban un respiro al Gobierno local con un cambio de estrategia en sus reivindicaciones, tomando la decisión de desconvocar las 6 jornadas de huelga y emplear el salario de la jornada en difundir públicamente su situación. El alcalde contestaba animando a los trabajadores a no secundar la huelga y aseguraba que readmitirá a los empleados de los que se prescindió cuando haya financiación suficiente, según sus cálculos a finales de este mes o principios del siguiente. Aseguraba también que se trata de una huelga "completamente política" y que tiene como objetivo "crear un ambiente y una sensación de caos que justifique una moción de censura que permita volver al gobierno a quienes fueron expulsados del mismo por los ciudadanos con su voto en las urnas". 

No obstante, la tregua concedida no supone el punto y final de las protestas. El Partido Socialista de Leganés ha anunciado que "continúa abierto a reanudar los diálogos con otras formaciones" y es posible que tengan lugar futuras negociaciones con ULAG e IU para intentar llevar a cabo una futura moción de censura contra el Gobierno local. Si bien, tal predisposición podría no ser suficiente para asegurar el acuerdo entre los partidos de la oposición, pues el PSOE se mantiene inflexible en la cuestión del candidato a la alcaldía. 

Por su parte los trabajadores despedidos siguen a la espera de la promesa del alcalde de readmitirlos en sus puestos de trabajo cuando dispongan de una financiación que ya se retrasa de los plazos previstos. Por ello no se descartan futuros altercados en un tiempo en el que, cada vez con más frecuencia, la gente sale a las calles para reivindicar y luchar por sus derechos, mermados continuamente a causa de una crisis de consecuencias devastadoras.

Desarrollo en Drupal por Suomitech