GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Sí al aborto en Irlanda

Editorial
Internacional
Fuente: wikimedia.org

Los ciudadanos irlandeses participarán el próximo mes de mayo en un referéndum sobre el aborto. El objetivo es consultar a la población si quiere derogar la octava enmienda de la Constitución. Esta ley es una de las más estrictas de Europa, y tiene una pena de prisión de 14 años.

Desde el 2013 se permite la interrupción del embarazo en caso de que la vida de la madre corra peligro, incluyendo amenaza de suicidio. Con este referéndum lo que se busca es incluir en la ley que se permita la interrupción voluntaria del embarazo en caso de violación, incesto y anomalías fetales, prohibido actualmente.

El aborto sigue siendo un tema tabú en la sociedad irlandesa, aunque está evolucionando hacia una mentalidad más aperturista como la de su país vecino, Gran Bretaña. Este aprobó la Ley sobre el Aborto en 1967, y muchas mujeres irlandesas se han beneficiado de esto, ya que en los últimos 40 años viajaron allí para abortar.

Todos tenemos derecho a una vida, una vida digna que comienza en la gestación. Es en este momento cuando hay que tomar una decisión, y la única persona que tiene poder para ello es la mujer. Habiendo sido violada, ¿Por qué ella no puede tener el derecho de decidir? Sabiendo que su bebé sufre malformaciones graves y no tendrá una vida digna, ¿no podría ahorrarle el sufrimiento? Considerando que su vida está en peligro, ¿Por qué no puede tomar partida? Parece mentira que, en el siglo XXI, tengan que ser los médicos los que determinen si el estado de salud de la mujer hace posible o no el embarazo. Se aferran a que, si late el corazón del feto no pueden interrumpirlo, aunque la vida de la madre corra peligro. ¿No es esto último un poco contradictorio con su ley? Ya que esta sostiene que “el Estado reconoce el derecho a la vida del no nacido y, con el debido respeto al mismo derecho a la vida que tiene la madre”.

Que se lo comenten a Praveen Halappanavar, cuya mujer e hijo fallecieron el pasado 28 de octubre de 2012 porque los médicos se negaron a realizar el aborto a Savita Halappanavar, aunque estaba muy enferma y sabían de antemano que el feto no iba a sobrevivir. Esta joven hindú de 31 años estaba embarazada de 17 semanas y el personal del hospital no llevó a cabo su petición atándose a la Constitución de un país católico que lo prohíbe, como es el caso de Irlanda. En 1992, una niña de 14 años pudo abortar porque había sido violada y amenazó con suicidarse. Qué pena, que hayan tenido que suceder casos así para que cambien las cosas.

Es inhumano que las mujeres que saben que el feto no va a nacer o, que lo va a hacer en condiciones pésimas, no puedan decidir por sí mismas. La mujer tiene derecho a decidir por su cuerpo, pero eso sí, con unos límites. Límites que tiene la Ley sobre el Aborto de Reino Unido que lo legaliza si se produce antes de las 24 semanas de gestación, o más tarde para salvar la vida de la madre, para prevenirle daños físicos y mentales o, si se sabe que el niño va a nacer con fuerte discapacidad o minusvalía.

Por otra parte, es inviable que la "reforma" ley permita abortar en cualquier tipo de situación y que aquellas mujeres que no han sido responsables acaben con la vida de un inocente. Sobre la mujer recae todo el peso de la situación, pero tiene que ser valorada, pues una cosa es haber sido violada y otra muy distinta, no haber tomado precauciones.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech