GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Radiografía del sistema de pensiones español

Reportaje
Economía
Manifestación de pensionistas en Zaragoza CC 2.0 BY- SA AraInfo

Con el envío de un carta a más de ocho millones de pensionistas en la que, la ahora exministra de Trabajo del partido popular, Fátima Báñez instó a celebrar la subida de un 0’25% de las pensiones (el mínimo marcado por la ley), se originó una indignación colectiva que desembocó en una protesta el 15 de enero de 2018 de más de doscientas personas frente al Ayuntamiento de Bilbao. Desde entonces, las cadenas de protestas de pensionistas exigiendo al gobierno una subida digna, se ha ido repitiendo cada lunes en la capital vizcaína y en el resto del territorio español durante más de dos años.Estas manifestaciones se han llevado a cabo en distintas ciudades españolas de todas las comunidades como Zaragoza, Valladolid, Valencia, Sevilla o Bilbao. El 16 de octubre de 2019 tuvo lugar la primera movilización a nivel estatal.

 

 

 

Mapa de manifestaciones por las pensiones. Elaboración propia.

 

SITUACIÓN AL LÍMITE

Sea como fuere, la situación de las arcas de la Seguridad Social no es demasiado boyante y la Administración apenas tiene recursos suficientes para hacer frente a esta situación mucho más tiempo. La principal baza para afrontar los pagos es el Fondo de Reserva de las Pensiones, popularmente conocido como “la Hucha”, pero esta se ha visto diezmada desde que en 2012 el gobierno conservador de Mariano Rajoy la empleara por primera vez. Desde que en 2011 la hucha de las pensiones alcanzara su cénit con casi 67 mil millones de euros no ha parado de descender hasta llegar a día de hoy, con unos exiguos 1.500 millones de euros, que apenas alcanzan para el pago de una mensualidad. 

 

 

Evolución de la "Hucha de las Pensiones"

Durante los años más duros de la crisis en nuestro país fueron numerosas (y dolorosas) las medidas tomadas por el ejecutivo del PP para paliar la inestabilidad de la Seguridad Social y asegurar el sistema público de pensiones. Se comenzó, en el año 2011, con el aumento de la edad de jubilación y la obligación de acreditar, al menos, 37 años cotizados para acceder al 100 por ciento de la prestación de jubilación. Siguieron otras medidas como la introducción de un Índice de Revalorización de las pensiones que, en la práctica, ahorraría la actualización de estas prestaciones conforme al IPC así como la aprobación del Factor de Sostenibilidad que ajusta el cálculo del monto total conforme a la esperanza de vida, aunque se ha retrasado su entrada en vigor hasta el año 2023.

Sin duda, las reformas de las pensiones de 2013 tendrán un efecto a la baja en las retribuciones que reciban en un futuro los jubilados en España. En la actualidad la tasa de sustitución, esto es, el porcentaje que supone la pensión de jubilación sobre el último sueldo percibido por el trabajador, es del 81%, una de las más altas de los países industrializados. Sin embargo, según cálculos de la OCDE, tras la aprobación de estas medidas, la tasa de sustitución podría descender hasta el 72% de media, llegando incluso hasta el 46% en los casos más extremos. 

 

Anciana con bastón y dinero

Las pensiones femeninas. CC 2.0

 

BRECHA DE GÉNERO

Una de las dimensiones sobre la que se lleva protestando paralelamente es la relacionada con la brecha de género, transversal a la gran mayoría de ámbitos sociales, políticos y económicos, y que también se ve reflejada en el sistema de pensiones. El informe publicado por el clúster ClosinGap elaborado por Mapfre en 2019 reveló que esta brecha supone que, en relación a las pensiones públicas, las mujeres pensionistas reciban 422’2 euros menos mensualmente que los hombres. Sin embargo, esta diferencia aumenta en el caso de las pensiones de jubilación llegando a situarse la brecha en 450’1 euros mensuales. Esto se debe, siguiendo al estudio, a las “lagunas”, por un lado, de cotización por maternidad y cuidado y atención de los hijos y; por otro lado, de desempleo de larga duración. De este modo, se concluye que la discriminación en el sistema de pensiones es una consecuencia colateral de la discriminación que existe en el mercado laboral.

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech