GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La incertidumbre lejos de casa

Reportaje
Internacional
Mujer mascarilla ojos azules
Mujer de mediana edad protegiéndose del coronavirus con una mascarilla. Fuente: CC BY-SA 4.0
Hace apenas un par de meses prácticamente nadie conocía el SARS-Covid-19. Lo que empezó siendo una “gripe” con escasa capacidad mortal se ha convertido en la mayor amenaza que ha visto el mundo en décadas. Una pandemia que ha paralizado buena parte del planeta evocando a esa antigua amenaza de desastre en forma vírica. Ahora, el coronavirus proyecta su mayor virulencia sobre el viejo continente que, en palabras del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, se ha convertido en “el nuevo epicentro de la epidemia”.

España es el segundo país europeo más afectado en número de casos tras Italia. El Gobierno de Pedro Sánchez se ha visto obligado a decretar el estado de alarma. A fecha de 25/03/2020, nuestro país registra 3.414 muertes y más de 47.610 contagiados. Los servicios médicos están desbordados, especialmente en Madrid, y los desplazamientos se han restringido a unos supuestos muy concretos. España entera está confinada, pero ¿qué sucede con nuestros compatriotas en el extranjero?

Gráfico coronavirus

Personas contagiadas por coronavirus en Europa por población. Fuente: Public domain.

Para comenzar, las Embajadas y Consulados Generales de España en el exterior afirman que se han duplicado los esfuerzos. Los contactos permanecen abiertos las 24 horas del día por medio de teléfonos de emergencias y canales en redes sociales. Del mismo modo, se ha quintuplicado el personal de la unidad de crisis de la Dirección General de españoles en el Exterior y Asuntos consulares. Todos estos datos contrastan con los testimonios de ciudadanos españoles fuera de España como Manuel, profesor de castellano en Viena, que se queja de la inactividad de la embajada española en Austria: “la situación en la que nos encontramos aquí es vergonzosa, ni siquiera la embajada española se ha preocupado por nosotros. Otras embajadas como la turca han conseguido fletar vuelos para repatriar a sus ciudadanos, pero la española no ha movido ni un dedo”.

La problemática se agrava cada vez más. En el momento de la declaración del estado de alarma, Pedro Sánchez garantizó a los españoles en el extranjero la posibilidad de volver a España siempre que pudieran demostrar su ciudadanía. Posteriormente, el ministro del Interior, Grande-Marlaska, decretaba el cierre de las fronteras terrestres en el país, afirmando nuevamente la salvedad de los casos de los ciudadanos españoles en el exterior. Sin embargo, la aparente predisposición de nuestro Gobierno no asegura la vuelta de nuestros compatriotas. Éstos tienen que lidiar con la legislación del país en el que residen, como explica Amanda Pérez, estudiante de Erasmus en Varsovia. “Actualmente, volver es imposible hasta que no se levanten las medidas impuestas por Polonia. Solo podría volver vía carretera. Tanto los vuelos de avión como de trenes a España están cancelados”. 

Mujer monumento

Amanda Pérez en Varsovia. Fuente: Amanda Pérez.

Precisamente el tema de los estudiantes del programa Erasmus representa un frente especialmente sensible a tratar. “Nadie nos ha dado ningún tipo de ayuda, más allá de un comunicado del servicio de relaciones internacionales de la URJC que nos instaba a obedecer a la universidad de nuestro país de destino”, afirma el estudiante Luis Martínez desde Torun.

Joven sentado casas detrás

Luis Martínez en la ciudad de Torun (Polonia). Fuente: Luis Martínez. 

La situación de los estudiantes de esta modalidad en Italia es, en estos momentos, delicada. Ana Martínez es una estudiante jienense que se encuentra en el país italiano. “Los días de confinamiento son duros, pero la única forma de salir de esta situación es hacer este esfuerzo”. La Agencia Nacional Española (ANE) de los programas Erasmus, junto con Juventud en Acción y Cuerpo Europeo de Solidaridad emitió recientemente un comunicado en el que les instaba a no regresar a la península a menos que tuvieran razones de causa mayor. 

chica joven con mascarilla

La estudiante Erasmus Ana Martínez protegiéndose con una mascarilla desde Italia. Fuente: Ana Martínez

La situación podría agravarse mucho más. En este sentido, la secretaria general del ministerio de Transportes, María José Rallo del Olmo, ha instado a los españoles que deseen volver, que lo hagan “cuanto antes” en previsión de un cada vez más probable cierre de fronteras aéreas, un hecho sin precedentes en la historia de la democracia. 

Hasta entonces, los españoles que se encuentran lejos de sus casas poco podrán hacer. Se están viviendo los momentos más complicados en los últimos cuarenta años, con un hecho al cual nunca nos habíamos enfrentado. Los errores son producto del desconocimiento. No obstante, el modo en el que se están llevando a cabo muchos de los asuntos exteriores se debe corregir, tanto las llegadas como las salidas. La ciudadanía entera está pendiente de lo que ocurre en el país, aunque también hay que pensar un poco en los que no están aquí. Por desgracia, hoy todos conocemos el SARS-Covid-19. Y hay que acabar con él. 


 

Desarrollo en Drupal por Suomitech