GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Baldur Brönnimann: un nuevo soplo de vanguardia llega a España para quedarse

Noticia
Culturas
Fuente: Jorgo Tsolakidis
El maestro de orquesta triunfa por su manera de cuestionar los límites de la música

Elena Hernández Ontoria, Madrid

Director de primera fila e internacional, el músico suizo es reconocido como uno de los mejores directores de música contemporánea por su dote con las partituras más complejas del género. 

 

Formado en la Academia de Música de la ciudad de Basel, una de las instituciones más reconocidas para los aprendices de música, y posteriormente en el Royal Northern College de Música en Manchester, Brönnimann destacó siempre por sus puntos de mira. 

 

Gracias a ello, fue elegido como director de proyectos de alto nivel con compositores de gran renombre entre los que destacan Kaija SaariahoUnsuk Chin, John Adams, Helmut Lachenmann, Harrison Birtwistle, Marcus Lindberg, George Friedrich Haas...así como orquestas tales como la Real Filarmónica de Estocolmo, la Sinfónica de la BBC, la Filarmónica de Copenhague, e innumerables más. 

 

Ahora, Brönnimann aterriza en España para compartir su pasión con el público español. Aunque el director paraba en la ciudad solo para dar un único concierto al año, parece que sus lazos se hacen más fuertes, pues ha sido elegido como profesor de cátedra internacional en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, situada en la capital madrileña.

 

Fuente: Elena Hernández Ontoria

 

Designado para inculcar el arte de la dirección a los jóvenes compositores, no es la primera aspiración educativa que lidera el compositor; junto con Lucía Arnaud, ambos son participes de “Desclasificados”, un proyecto cultural centrado en hacer llegar a un mayor público la intención de la música, sus barreras, y cómo disfrutarlas al sobrepasarlas.  

Bajo el hastag #abretusoidos dedican su tiempo a organizar todo tipo de eventos musicales educativos en los que reavivar la música clásica, así como amarla y desamarla hasta llegar a nuevos géneros como el contemporáneo. 

 

Este mes de mayo, el director de la Basel Sinfonietta inaugura un ciclo de música contemporánea en Madrid en el que, con la ayuda de los jóvenes compositores de la Escuela Reina Sofía, hará llegar al público obras poco conocidas, pero que no dejarán indiferente a nadie.  

 

Además, el pasado 27 de abril, el maestro musical se estrenó con sus alumnos en un concierto privado en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en el que dirigía su delicada Sinfonietta, donde no faltaron los aplausos y alguna tímida santiguación. Bajo este nombre el repertorio se componía de dos obras europeas y dos obras latinoamericanas, con diversos títulos como Quatre Pantomimes pour six (Luis Rizo Salom), At First Light (George Benjamin), Libres en el sonido, presos en el sonido (Graciela Paraskevaidis) y Chamber Symphony No.1, Op.9 (Schoenberg). Este concierto se podrá disfrutar próximamente en la web de RTVE. 

 

El director repasa su programa mostrando especial atención en su ímpetu por transmitir el sentimiento y facetas de la música latinoamericana. De la obra Quatre Pantomimes pour sixcuenta que el artista lo que quería con su composición era hacer una especie de teatro mudo a base de los instrumentosBrönnimann alega que el maestro colombiano hacía su música “con muchos ruidos que uno intenta eliminar en la música clásica, que a veces es un soplo o es el ruido de un arco sobre si, no hacer una nota concreta. Y entonces muchas veces se ve mucho movimiento, pero no se escucha mucho. Para él era como un tipo de teatro mudo y de ahí como la inspiración de las cuatro pantomimas. Cada pantomima tiene un gesto o un tipo básico de ruido que es el fondo de su construcción. Ahí los cuatro movimientos”.  

 

 

Explica también que cada una de estas obras que componen su repertorio tiene títulos muy expresivos, siendo la primera Lux, la segunda confrontación, la tercera lamento, y finalmente Beatbox rap. No son composiciones habituales, sino partituras hechas para expresar de tal manera que escuchemos el alma de cada instrumento, cada llanto y cada recoveco de ellos, interpretando de esta manera los intérpretes notas  muy largas y chirriantes para expresar ese lamento mencionado anteriormente. 

 

Fuente: Elena Hernández Ontoria

 

Uno de los artistas invitados a este concierto inicial fue el propio compositor británico George Benjamin, pero que finalmente no puedo asistir debido a las restricciones por COVID, algo que Brönnimann lamentaba profundamente durante su presentación, pero, como decía, hay que seguir derrotando todas las barreras y disfrutar de otra mirada estilística de la música, cueste lo que cueste.  

 

 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech