GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Un avance necesario en educación, pero no igualitario

Editorial
Educación y Ciencia
IES Miguel Catalán (Fuente: Ayuntamiento de Coslada)
El IES Miguel Catalán, un instituto del municipio de Coslada, pretende implantar el Bachillerato Internacional (IB).

Así aspira a formar parte de la red de más de 4.000 escuelas del mundo que imparten ya este método educativo. Un sistema cada vez más implantado en la enseñanza que continúa dando signos de obsolescencia entre los institutos que aún no se adaptan (teniendo en cuenta que el bilingüismo ya está implantado desde cursos iniciales de la ESO). Este proyecto va dirigido a alumnos entre 16 y 19 años, con una duración de dos años que, aparentemente, servirá para impulsar su nivel de idiomas (inglés, francés y español) durante los años anteriores a la formación especializada, bien sea universitaria o de grado.

No es un programa nuevo. Fue fundado en 1968 por la Organización del Bachillerato Internacional y unificado en algunos centros de los cinco continentes. Se basa en una filosofía común, donde todos los centros reúnen un mismo objetivo: mejorar la enseñanza y el aprendizaje ofreciendo un sistema de alta calidad.

Medidas de este estilo comienzan a resultar imprescindibles para los jóvenes, obligados a adaptarse a un mundo cada vez más globalizado y constantemente cambiante. Es, sin duda, un gran avance para el municipio madrileño. Asimismo, el haber cursado el Programa Diploma puede favorecer el proceso de admisión del alumnado en las distintas universidades más prestigiosas del mundo. Además, intenta premiar la excelencia de la educación pública, un aspecto elemental para incorporar al mundo laboral los mejores profesionales.

Sin embargo, la cara B de programas de este estilo estaría relacionada con la segregación y diferenciación del alumnado: la brecha de nivel y oportunidades se agrandaría. Además, el coste de impartir este programa  para el centro educativo es muy elevado pero también lo es para los alumnos, que tienen que hacer frente a unas altas tasas, lo que impide que ciertos chicos de un nivel económico más bajo puedan participar en este proyecto a pesar de sus capacidades.

A pesar de estos inconvenientes, es bastante positivo que nuestro municipio vaya a contar con un plan educativo de esta calidad que, sin lugar a dudas, contribuye a formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de crear un mundo mejor en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural. Solo faltaría la equidad.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech