GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Enseñar a aprender

Entrevista
Educación y Ciencia
Pablo Bustos, Ana Alonso y Carmen García.
La sociedad avanza. Todo cambia y nada permanece. Y la educación no iba a ser menos. El pasado 3 de abril nos acercamos al municipio de Coslada para conocer a los profesores que conforman el Departamento de Ciencias en el IES Manuel de Falla. Pablo Bustos, Ana Alonso y Carmen García imparten Biología y Geología. Además, Pablo y Carmen se encargan de Cultura Científica. Son jóvenes y tienen ganas de revancha: quieren que la ciencia pase a ser un mecanismo de disfrute para sus alumnos, y no un aburrimiento.

Durante la entrevista, los tres docentes exponen su forma de intentar despertar en los estudiantes interés por la investigación científica más allá de las aulas. Idean y desarrollan actividades con las que captar la atención de los alumnos, incitándoles a reflexionar, además de involucrar a toda la comunidad educativa.

 

 

En octubre del pasado año, la Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid decidió abrir una convocatoria para seleccionar los centros STEM. La educación STEM pretende combinar las áreas de tecnología, ciencias, ingeniería y matemáticas mediante la creación de un método integrador que facilite el aprendizaje en estas cuatro disciplinas, sin olvidar, asimismo, el fomento del espíritu crítico. Estas becas, dotadas de una ayuda de, aproximadamente, 3000 euros, son asignadas discriminadamente a centros que pretenden proponer diversas actividades para acercar la ciencia a los jóvenes y sus familias.

Este es el caso del IES Manuel de Falla. En concreto, uno de los proyectos en los que se ha embarcado es "Cientifícate". El instituto de Coslada, además de otros centros, acudirá al IV Congreso de Ciencias de la naturaleza “Cientifícate”, que se celebrará el próximo 25 de abril en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Madrid). En él, se expondrán los mejores trabajos de cada instituto. Igualmente, tanto docentes como alumnos participarán en talleres y charlas orientadas a fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas de los jóvenes.

Otra tarea imbricada en la educación STEM es “Estuciencia”, un espacio en el que profesores y alumnos cooperan y comparten las actividades científicas que realizan, bien en el centro o fuera de él. Los jóvenes divulgan la ciencia de un modo menos tradicional y más práctico, incluso a través de redes sociales, como Twitter o Instagram.

 

 

El esfuerzo de los docentes a la hora de llevar a cabo este tipo de proyectos es considerable. Deben seguir con la programación escolar a la vez que sacan adelante el resto de trabajos que se escapan del sistema educativo tradicional. Estar dispuesto a dedicar tiempo extra, unido a una buena organización, son requisitos fundamentales que el departamento de ciencias debe tener en cuenta si pretende que los proyectos lleguen a buen puerto. Tener iniciativa es el primer paso. Despertar la creatividad y el ingenio de cada alumno son retos que se desean conseguir con estas tareas. Por ello, otorgar total libertad a los jóvenes en la realización de los trabajos es esencial, aunque no siempre profesores y alumnos estén acostumbrados. Por otro lado, cuando de lo que se trata es de educar y concienciar, la nota ya no es lo importante, y los premios pasan a un segundo plano.

 

 

El bajo porcentaje de matriculados que conforman a día de hoy las carreras STEM (ciencias, matemáticas, ingeniería y tecnología) es una realidad. Como asegura la docente Carmen García, estudiar hoy en día una carrera de las anteriormente nombradas “supone tener predisposición a trabajar fuera de España”. Además, la ciencia en España no solo necesita más presupuesto; también, a ellas. Y es que, según datos de la Unesco, solo tres de cada diez investigadores del mundo son mujeres.

 

 

El panorama educativo se distingue por ser prácticamente inalterable, pero no lo son las mentalidades de los profesionales. Pablo, Ana y Carmen quieren aprovechar todas las herramientas que tienen a su alcance para mayor beneficio de los estudiantes. No son amigos de la monotonía, ni tampoco de los estereotipos. Saben que “lo nuevo” es, en muchas ocasiones, más atractivo que lo tradicional, pero no descuidan nunca sus objetivos. El mayor: que sus alumnos aprendan.

Desarrollo en Drupal por Suomitech