GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El estafador fitness

Crónica
Sociedad
Con un aspecto envidiable y una personalidad seductora, Cristian M.A, de 40 años de edad, conseguía captar a sus víctimas entre sudor y máquinas. El entrenador ofrecía sus servicios de “personal trainer” a los socios de los gimnasios en los que trabajaba. Una vez embaucados, estos le pagaban por adelantado los entrenamientos y las dietas. En el momento de comenzar con las clases, el entrenador desaparecía, casi por arte de magia, y emprendía la misma estrategia en un gimnasio diferente.

Quienes le contrataron lo describen como una persona muy preparada y con gran verborrea. A espaldas de los centros en los que trabajaba, lograba engatusar a sus víctimas con un método propio denominado “90”. Este procedimiento consistía en dar un goteo de 90 grados a tu cuerpo y en tan solo tres meses de clases de 90 minutos conseguir el cuerpo perfecto. Así, tras ganarse la confianza de sus clientes, le era fácil y sencillo que estos le pagaran los supuestos servicios por adelantado.

 

El pasado mes de enero comenzaba la investigación de este “estafador fitness” por parte de la policía del municipio de Coslada (exactamente, por la comisaría de Coslada-San Fernando) tras la multitud de denuncias por estafa recibidas. Los demandantes, histéricos, alegaban haber pagado al monitor de su gimnasio una preparación deportiva que jamás recibieron.

 

Gracias a la puesta en marcha de esta investigación, se dio a conocer la cara oculta de este supuesto monitor de gimnasio. No solo se trataba de una simple estafa en el municipio de Coslada, sino que la cuestión iba mucho más lejos. Cristian arrastra delitos de este tipo desde hace más de 4 años, durante los que ha sido detenido hasta en 21 ocasiones por estafa, y colecciona más de 100 denuncias entre Asturias, Cantabria, Alicante, Madrid y Pontevedra.

 

En esta ocasión, han sido los clientes del Fitness Place Sport Center, del municipio de Coslada, a quienes ha logrado estafar más de 1200 euros en metálico gracias a su método infalible de operación bikini y, cómo no, a su palabrería y sus promesas. Además, no le fue suficiente: antes de huir del gimnasio, robó 300 euros de la caja registradora del centro diversos materiales y productos de alimentacion deportiva de alto valor.

 

Pero Cristian quería más. Tras huir del gimnasio de Coslada, planeó nuevas víctimas. Esta vez, en las Rozas, donde Cristian ha intentado continuar su trama. No obstante, todo lo que sube baja y, aunque no siempre, algunas brevas caen. El “estafador fitness” lo hizo: el pasado jueves 4 de abril, Cristian fue detenido mientras trabajaba en el gimnasio Europolis Sport Center, su nuevo y frustrado objetivo. Otra vez será.

Desarrollo en Drupal por Suomitech