GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

¿Y si desaparecen todos los diarios del Henares?

Editorial
Comunicación

La prensa está en crisis. En el último año los 9.973 periodistas en paro que en 2011 contabilizaba la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) han aumentado en un 44%. El Corredor del Henares no queda ajeno. Guadalajara, es una de las ciudades más afectadas con la desaparición de cinco diarios. Nueva Alcarria es el único que ahora mismo queda, con una periodicidad bisemanal. En Torrejón ya no quedan prensa offline, tan sólo sobrevive el diario digital  La Quincena del Henares, y en Alcalá aguantan Puerta de Madrid y Diario de Alcalá, eso sí, este último con la mitad de la plantilla. La radio sigue la misma suerte. Ser, Punto Radio y Onda Cero del Henares han quedado bajo mínimos. Algunos resisten en el ciberespacio, pero no han sabido adaptar el modelo de negocio para mantener un periodismo de calidad, que para que exista no puede ser gratuito ni mal pagado. Sin embargo, el interés por la política local en la sociedad es emergente tal y como demuestran las numerosas movilizaciones ciudadanas de los dos últimos años en Coslada.

La crisis económica afecta a los medios como empresas, pero no a sus pretensiones como garantes del derecho a una información veraz. Tras el boom de la comunicación, llega la deconstrucción. De pronto, perdieron la publicidad. Pero no fue lo único que perdieron. Muchos de los dirigentes no eran profesionales, sino un grupo de empresarios con dinero e interés en ayudarse del poder político. La falta de democracia ha acabado por destruirlos. A pesar de ello, los medios son necesarios para mantener el dinamismo que ha quedado estancado. La gente pide una democracia más participativa, más directa, pero un medio cuyos accionistas son administradores de grandes bancos, multinacionales y dirigentes políticos no pueden ofrecer el cambio anhelado.

Existen alternativas al modelo empresarial y una de ellas es la cooperativa, un modelo donde los periodistas son dueños de la redacción. Para muchos, el nuevo medio comienza como una irreverencia ante el control político y empresarial de la información. Es el caso de los trabajadores del exitoso diario alemán Taz y de su reciente copia española La Marea.

Este otro modelo respeta los derechos laborales y la voz de los periodistas. El dinero no se va al bolsillo, sino que revierte en el fin cooperativo y en los periodistas que sirven al bien común. De esta forma, el derecho a la información veraz y el derecho de informar libremente son principios guía de las personas y no de las empresas. Las creencias personales pueden variar entre los miembros, por lo que si no se fija una ecuanimidad puede que los componentes se separen o desorienten del objetivo principal. La financiación de los medios informativos a través de cooperativas es uno de los factores de riesgo. Por su naturaleza asociativa, se necesitan numerosos aportes de trabajo y capital. Se financia gracias a los lectores, y no a los publicistas: suscripciones, donaciones, socios, campañas de crowdfunding, compra del medio en papel. La venta es directa, alejada de posibles intermediarios que encarecen el producto. Se acerca el día en que lectores y redactores caminen juntos en la misma dirección.

Las estructuras institucionales y empresariales actuales caerán, pero no así la necesidad de información de la sociedad. Cuando la democracia decae es el periodismo el que la hará resurgir de sus cenizas. La búsqueda de la independencia informativa es la luz que iluminará la oscuridad en la que se halla inmersa esta profesión. Mientras haya algo que contar, habrá periodismo.

Comentarios

Me gusta, contiene datos interesantes. No obstante, creo que es un poco largo para ser una editorial.

Un saludo

Hay que acabar con el dominio que la élite empresarial tiene sobre los medios de comunicación. Me parece una idea perfecta la de las cooperativas, cuyo fin es el de informar verazmente sin someterse a ningún ricachón y, sobre todo, hacer un buen periodismo.

Desarrollo en Drupal por Suomitech