GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La respuesta a los escándalos de la Universidad Rey Juan Carlos

Reportaje
Educación

 

 

 

 

En los últimos tres años, la Universidad Rey Juan Carlos ha tenido que afrontar multitud de escándalos que han puesto en cuestión la imagen del centro. Los alumnos y profesores viven día a día con el desprestigio creado por parte del rectorado. Esta situación ha llevado a un tremendo malestar que es palpable en cualquiera de sus campus.

Volviendo a sus orígenes, la universidad se creó en 1996 con el mandato de Ruiz Gallardón, que disponía de un presupuesto cinco veces mayor al resto de universidades públicas que había en la comunidad. Casos como el de Pedro González-Trevijano, quien fue el máximo responsable entre los años 2002 y 2013, ahora es magistrado del Tribunal Constitucional a propuesta del PP, o como el de Rafael van Grieken, actual consejero educativo madrileño y vicerrector, ha supuesto que la imagen del centro universitario entrase en decadencia. A esto hay que sumarle la larga lista de profesores que eran familiares de militantes y altos cargos del PP, como una prima de Gallardón, una cuñada de Granados o la hermana de Cifuentes, entre otros.

Toda esta relación entre el PP y la universidad viene de 1983 cuando la ley de Reforma Universitaria permitió a Madrid poner en marcha el centro, un plan que empezó a realizarse en 1994 con Gallardón en el Gobierno regional.

 

La relación con este partido político hubiera pasado desapercibida en los medios, si en estos últimos años, no hubieran salido polémicas como el plagio del rector Fernando Suárez, el famoso caso del máster de Cifuentes, Casado y Montón y hace dos semanas la extinción de algunos grados y sus derivaciones a campus distintos.

La primera noticia de estas supuestas irregularidades se conoció a final del año 2016 cuando varios medios se hicieron eco de presuntos plagios de documentos. “El rector de la universidad pública Rey Juan Carlos plagió el libro de un catedrático” titulaba el periódico eldiario.es . El mismo rector después de la noticia calificó sus plagios como “disfunciones porque soy humano". El escándalo acabó con la dimisión de Fernando Suárez.

A principios de 2018 saltaba la noticia de la mano del medio digital eldiario.es que titulaba “Cristina Cifuentes obtuvo su título de máster en una universidad pública con notas falsificadas”. Ahí fue cuando se abrió la caja de Pandora de las falsificaciones de másteres en la URJC y aunque desde la universidad desmintieron esas informaciones cada vez iban quedando más en evidencia las posibles irregularidades en los títulos. La que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid acabó dimitiendo del cargo pronunciando estas palabras:

 

Poco después los supuestos másteres falsificados de Pablo Casado y Carmen Montón pondrían más en evidencia a la universidad madrileña. Los alumnos ante esto salieron a manifestarse frente al rectorado de Móstoles con el lema “fuera la mafia de la universidad”.

 

 
A todo esto se añade la huelga creada hace dos semanas por los alumnos debido a que la directiva, sin consultar a los estudiantes, decidió poner en marcha el “Plan de Ordenación Docente”. Un plan que llevaría a extinguir algunos grados de sus campus y pasarlos a otros, aunque desde la universidad aseguraban que lo único que se haría es “únicamente que no se oferten nuevas plazas de primero en las mismas". Los alumnos afectados reivindicaron que “nos  avisaron cuando ya todo estaba decidido”. La huelga duró una semana y se organizó un encierro en el campus de Móstoles, más concretamente en el rectorado, para intentar evitar que se firmara el documento que verificaba esta medida. Aunque no sirvió de mucho, ya que la directiva entró por los subterráneos y se realizó la firma.

A pesar de los acontecimientos que tanto han desacreditado la reputación de la URJC, el número de matriculaciones de másteres universitarios impartidos por el centro ha aumentado considerablemente en relación a años anteriores. Se ha pasado de un total de 5.363 matriculaciones de másteres universitarios en el año académico 2016-17 a un total de 5.975 en 2017-18, lo que supone un aumento del 11,4%. El rector de la universidad, Javier Ramos, señala que “estos datos reflejan que la URJC sigue siendo una prioridad para los jóvenes que quieren venir a estudiar a esta universidad, una de las mejor valoradas de España”.

 
 
 
 
Pese los escándalos vividos dentro de la Universidad, los alumnos del campus de Alcorcón seguirían escogiendo este centro para formarse y no dudan en proclamar la gran cualificación del profesorado. 

 

 
Desarrollo en Drupal por Suomitech