GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El precio de la estafa de Funnydent

Reportaje
Sociedad
Tratamiento de brackets
El cierre de las clínicas dentales Funnydent dejó a muchas personas con sus tratamientos dentales a medio camino. ¿Qué solución han encontrado éstos clientes para poder acabar sus tratamientos? Buscar otro dentista que esté dispuesto a acabar el trabajo empezado parece la solución más lógica y rápida pero, ¿a qué precio?

A nadie le gusta pagar dos veces por el mismo servicio, pero ésta ha sido la única vía de escape encontrada por muchos ex-clientes de Funnydent. Además de seguir pagando su tratamiento a las financieras, tienen que pagar al nuevo profesional que le atienda, haciendo que el precio final del tratamiento se duplique o incluso triplique en algunos casos.

 

 

Las personas que recibían los tratamientos en Funnydent, buscaban los mejores precios a cambio de la misma calidad. Las agresivas ofertas eran el mejor señuelo; “nos ofrecieron un presupuesto inicial el cual declinamos y justo cuando nos estábamos levantando de las sillas para irnos, tacharon su oferta y la rebajaron 200 euros más”. Clientes afirman que a la hora de abonar el dinero correspondiente al tratamiento, “pagar con efectivo era preferente”. Incluso se llegaba a incentivar el pago en metálico ofreciendo un descuento respecto al pago con tarjeta.

 

Clientes como Raquel Gómez esperan “que el juez nos dé la razón y únicamente tengamos que pagar lo que corresponda por el tratamiento”, pero la fecha de resolución del caso no está definida. Mientras tanto, clínicas como la perteneciente a la Universidad Rey Juan Carlos ofrecen descuentos a los afectados. Así lo ha señalado tras la firma del convenio el presidente de la Fundación Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos (FCURJC), Fernando Suárez Bilbao, quien ha añadido que los afectados se encuentran todavía en una situación "lamentable", porque en algunos casos no han podido retomar los tratamientos.

 

 

 

Comentarios

Qué sinvergüenzas que, encima, pidieran como requisito "pagar en efectivo". Ahora, ¿qué ocurre con todos los afectados? ¿Cuál será el resultado de su salud bucal? 

Lo barato al final sale caro...

Engañando a la gente y luego desapareciendo... Espero que el juez de la razón a los afectados.

Desarrollo en Drupal por Suomitech