GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Lejos de desaparecer, la brecha salarial aumenta entre hombres y mujeres

Editorial
Economía
Representación de la "Brecha salarial", (FOTO: Wikipedia)

La diferencia en el sector laboral entre mujeres y hombres continúa acrecentándose con el paso del tiempo y, por desgracia, en España se hace cada vez mayor. El sector femenino ha cobrado una media de 5.000 euros menos que los hombres, un 30% menos según los estudios realizados por Brecha salarial y techo de cristal. Un ejemplo de esto es la de la actriz Clara Lago quien ha desvelado que cobró menos de la mitad que los protagonistas masculinos en “Ocho apellidos vascos”.

"Hay más mujeres que hombres que no llegan a los 1.000 euros al mes; además, la brecha se acentúa a partir de los 16.000 euros, hasta el punto de que el número de mujeres con ingresos entre los 50.000 y los 80.000 euros es la mitad que el de hombres. Y, por si fuera poco, sólo una de cada cinco trabajadores con sueldos de 140.000 euros es mujer", explica el estudio.

Esta lamentable situación se debe a que los hombres ocupan más cargos de responsabilidad que las mujeres y, por lo tanto, mejor remunerados, lo que posteriormente se refleja en los estudios sobre los salarios. Lo más preocupante de toda esta situación es que las mujeres más jóvenes de entre 16 y 19 años, son el sector de la población a la que más le afecta este problema.

El Gobierno debería centrarse más en la educación para acabar con este tipo de exclusiones. El estudio revela que una tercera parte de los trabajadores españoles están por debajo del Salario Mínimo Interprofesional y la mayoría de los empleos precarios que no alcanzan esta barrera están ocupados por mujeres.

Por desgracia, a medida que avanza la edad de las trabajadoras, también crece la brecha salarial, sobre todo entre los 26 y los 45 años, "coincidiendo con una etapa en la que muchas mujeres tienen todavía que pagar un peaje por la maternidad y el cuidado de los hijos" lo que define la Gestha como la "factura de la maternidad".

Lo que podemos extraer de conclusión con todo esto es que las mujeres deben tener puestos con la misma responsabilidad y remuneración que los hombres, para que así se pueda llegar a tener una equidad laboral pese a esa “factura de la maternidad” expuesta anteriormente, ya que están igualmente capacitadas para ejercer cualquier trabajo indistintamente del sexo. Una forma de evitar la brecha salarial es que las empresas concedieran las mismas bajas laborales tanto a hombres como a mujeres.

Todos deberíamos tomar como ejemplo a los países nórdicos, ya que allí las empresas están obligadas por ley a pagar a todos sus empleados con igual puesto y el mismo sueldo. Aunque estemos muy avanzados tecnológicamente, aún nos queda mucho camino que recorrer para conseguir la igualdad.

Desarrollo en Drupal por Suomitech