GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El fútbol no es solo Cristiano y Messi

Reportaje
Deportes
Granada femenino celebran gol: Google
Un problema grave del deporte es la violencia que hay en torno a él. La mayor parte de la violencia en el deporte se ejerce hacia los árbitros, que son los encargados de hacer cumplir el reglamento. Esa violencia hacia los árbitros es verbal, pero a veces también se transforma en violencia física. El deporte más practicado en España es el fútbol, pero los árbitros de fútbol también son los más agredidos. El 95% de la violencia en el deporte en España está relacionada con el fútbol. Los árbitros sufren agresiones en casi todos los partidos y muchos de esos árbitros son incluso menores de edad.

 

 

La violencia hacia los árbitros se da en todas las categorías del fútbol, y en especial en el fútbol base. Los padres y madres de los niños son uno de los mayores peligros de la violencia hacia los árbitros de fútbol base, los llamados “padres hooligans”. ¿Si no hubiera árbitros a quien le echaría la culpa la gente? La gente traslada la mayoría de los problemas que ocurren en el terreno de juego a los árbitros cuando la mayoría de las veces no son los causantes de nada.

“Cuando entras a ser árbitro ya sabes que te expones a cualquier situación y que tienes que estar preparado en cualquier momento para salir corriendo o calmar los ánimos de mucha gente para evitar que no se formen tanganas”, explica Antonio Ramírez, árbitro madrileño de categorías inferiores de fútbol base. “Mi madre y mi familia me decía que no me metiera a árbitro que estaba mal de la cabeza, que se sufre mucho”, comenta Antonio. También cuenta que lo que le motivó a ser arbitro fue “mi padre y yo iba a verle de pequeño ya que él fue árbitro, al principio no sabía si apuntarme al curso porque cuando yo iba a verle había agresiones casi todas las semanas, yo pensaba, si me van a pegar para que me voy a meter”, dice Antonio sobre las dudas que tuvo antes de apuntarse al curso. “Había veces que me tenía que esconder en el vestuario porque al ser el hijo del árbitro también me decían cosas a mí, una vez me fui al vestuario con mi padre y tuvimos que llamar a la policía”, cuenta Antonio, la anécdota violenta que le ocurrió cuando su padre era árbitro.Resultado de imagen de agresiones a arbitros en españa

Fuente: El País

Ser árbitro tiene muchos riesgos actualmente ya que, son el blanco de todas las protestas de los aficionados, que muchas veces se transforman en violencia hacia ellos, y la mayoría de federaciones padecen, por estas causas, la falta de gente con vocación de árbitro. Alberto Fernández, miembro del Comité de Árbitros de la Federación Madrileña de Fútbol, comenta que “cuando empezamos hace unos años nos costó mucho trabajo atraer a chavales que quisieran ser árbitros, incluso tuvimos que hacer una campaña de publicidad”. Alberto indica que “en muchos partidos surgen incidencias, pero poco a poco eso se va a solucionar”. Alberto también cuenta que “hay partidos de fútbol base en que los padres se olvidan de que el árbitro es un chico de 16 o 17 años, yo a esos padres les diría que están increpando a niños”.

Resultado de imagen de agresiones a arbitros en españa

Las agresiones a árbitros son algo habitual en los partidos de fútbol. Fuente: Google

Si usted acude a un partido de fútbol base, seguro que verá agresiones al árbitro ya sean verbales o físicas. Los árbitros tienen que saber convivir con eso y es algo para lo que no les preparan en el curso. Para ello, una peña madrileña de fútbol compuesta por árbitros ha realizado un manual de autoayuda para el árbitro agredido ya que desgraciadamente tienen que estar preparados para posibles agresiones.

 “A causa de todos los incidentes que ocurren en los partidos y que la preparación de árbitros jóvenes es escasa en este aspecto, hemos editado este manual para prevenirles y ayudarles de cara a las situaciones que se pueden dar durante un partido”, explica Germán Valle, miembro de la peña y árbitro de categorías inferiores. “En el manual explicamos cómo puede solucionar situaciones con el público, entre los dos equipos o incluso situaciones en las que destrozan el vehículo del árbitro y a quien debe de acudir en casa caso”, cuenta Germán.

 “Mi familia no ha venido a verme aun a ningún partido por los insultos que solemos recibir durante el partido, tenemos que cambiar esta situación de violencia hace la figura del árbitro que en otros deportes no se da”, explica Germán. Varias veces tuvo que salir escoltado por la policía del campo de fútbol. Cuenta Germán que “con 17 años tuve que salir corriendo en un partido con la policía escoltándome junto a mis linieres hasta el vestuario y nos dijeron que nos mantuviéramos dentro que estábamos en peligro que tenían que pedir refuerzos”.

Después de este incidente Germán se planteó si continuar con el arbitraje ya que con 17 años vivir una situación tan violenta le cambió por completo su idea sobre el arbitraje y sobre la violencia dentro del deporte porque nunca había imaginado encontrarse en una situación así incluso su familia le dijo que dejara de arbitrar. Germán piensa que “dentro de fútbol los que mandan y tienen dinero son los clubes y la federación no puede hacer nada respecto a los aficionados, de eso se deben encargar los clubes, pero mientras los clubes no hagan nada la violencia hacia los árbitros seguirá existiendo”.

Tras valorar las opiniones de diferentes personas dentro del colectivo arbitral queda claro que el problema de la violencia en el fútbol hacia los árbitros es culpa, en la gran mayoría, de los aficionados, que son los que generan esa violencia, en su mayoría con insultos, que a veces se convierten en agresiones graves hacia el colectivo arbitral. Estos insultos y agresiones se dan en todas las categorías del fútbol, desde la Primera División hasta el fútbol base. El poder para cambiar esta situación lo tienen los clubes y los dirigentes del colectivo arbitral pero aún no se han puesto de acuerdo para erradicar esa violencia. Este tipo de violencia se da en su mayoría en el fútbol ya que en otros deportes como el rugby no se increpa en ningún momento al árbitro por las decisiones tomadas durante los partidos. La solución debe ser puesta en marcha ya, porque cada vez más, muchos chicos y chicas jóvenes deciden dejar el arbitraje por este tipo de situaciones que sufren durante los partidos.

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech