GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Cambio inminente en Alcalá

Editorial
Local

 

No hace ni siquiera dos años que el Partido Popular ganase las elecciones municipales en la ciudad Patrimonio de la Humanidad. Pero no tuvo el apoyo ciudadano de otras ocasiones. La mayoría absoluta quedó lejos y todas las formaciones tuvieron que entablar negociaciones para conseguir la alcaldía. Se dio la posible alternativa de que PSOE, IU y la creciente formación de UPyD formaran una coalición que arrebatara el gobierno municipal a Bartolomé González. Pero, finalmente, la marea magenta decidió dar apoyo a los populares.

Sin embargo, en estos casi dos años ha habido multitud de políticas locales en las que las formaciones no han estado de acuerdo y que han terminado en “agua de borrajas”. Tal es el caso de los presupuestos para el presente 2013, que aún están por aprobar, o la bajada de sueldo para todo el consistorio local que reivindicaban desde el segundo partido de gobierno. A ello se sumó la “espantada” del alcalde electo, Bartolomé González, a la Asamblea de la Comunidad de Madrid, donde saltó a la luz pública tras ser “cazado” pasando el rato con un célebre juego de móvil.

El elegido para suplir al que fuera alcalde más joven de España fue Javier Bello. Era un personaje prácticamente desconocido que gustó poco entre las gentes complutenses. Para poder elegir al nuevo alcalde, el partido de Rosa Díez y PP tuvieron que llegar a un acuerdo el pasado 12 de julio que concluyó en diciembre cuando el líder alcalaino de UPyD, Anselmo Avendaño, decidió romper el pacto, alegando que los populares incumplían la alianza desde el primer momento. Cuando se hizo pública la decisión, el propio Avendaño “tendió la mano” al PSOE para poder crear una unión que gobernara la ciudad.

Lo cierto es que este potencial nuevo gobierno, en el que estarían presentes tanto PSOE y UPyD, como la formación de Izquierda Unida, si bien parece más frágil al precisar de tres grupos políticos para llevarse a cabo, podría dar el cambio que Alcalá requiere. Los tres grupos están más que dispuestos a unirse, lo que evidencia la necesidad de ese cambio y crear un gobierno sólido -cuestión que Bello está aún por empezar a realizar- en el que todos tienen como objetivo llevar a buen puerto la política local. Con todo ello, parece que la moción de censura y el consecuente cambio resultan ser la única solución que le queda a Alcalá si quiere salir de este abismo de desgobierno en el que lleva sumida, prácticamente, dos años. 

Comentarios

Yo os aconsejo revisar la redacción del texto. Algunas frases dan lugar a una interpretación ambigua para los que no conocen la situación de Alcalá.

Y a todo esto, el resto de partido que componen la Asamblea, en este caso, España 2000, ¿qué tiene que decir?

Y por otro lado, ante la inestabilidad del Gobierno Popualr en Alcalá, ¿qué ha hecho el PSOE?

No sé si lo sabréis, pero... ¿si hubiese nuevamente elecciones, habría una fuerte caída de apoyo a los populares?

Desarrollo en Drupal por Suomitech