GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Cambio de cromos

Reportaje
Nacional

Ayuntamiento de Alcalá de HenaresLa moción de censura implica que la mayoría de los concejales expresa su desconfianza a los que gobiernan y respalda una alternativa. En primer lugar, hemos de recordar que la condición de cargo electo otorga un derecho subjetivo al ejercicio que deriva del artículo 23.1 de la Constitución. En ese texto, prima la igualdad en el acceso al puesto y la permanencia en él, excepto virtud de causa legal.

    Este hecho fue el principal problema, junto a la irregularidad de las cuentas, que se planteó en la localidad de Alcalá de Henares, donde el alcalde electo del Partido Popular, Bartolomé González, abandonó su cargo el 2 de Julio de 2012 para dedicarse a su puesto de diputado en la Asamblea de Madrid. De esta manera, fue sustituido por Javier Bello, que se enfrenta al posible cambio de parecer de UPyD. El partido de la marea magenta podrá retirar el apoyo de sus dos concejales a la alcaldía popular para llevar a cabo una moción de censura que se plantea desde los sectores de izquierdas del ayuntamiento.

    La de Alcalá de Henares no es la única moción de censura que se está tramitando en la actualidad. En el territorio español las mociones de censura se han convertido en una constante, cada una con sus peculiaridades. Sin embargo, la mayoría de ellas comparten un objetivo común: despojar al PP de su mayoría absoluta. A continuación exponemos cuatro casos que han tenido lugar en 2013. Nos servirán de ejemplo para comprender la maraña política que se esconde tras las votaciones en los plenos.

    En Ponferrada (León), el exalcalde Ismael Álvarez creó su propio partido cuando en 2011 el actual alcalde, Carlos López Riesco, se negó a que encabezara la lista popular. Ahora Álvarez cuenta con 6.000 votos y cinco escaños, suficientes para arrebatar la mayoría absoluta a su antiguo partido. Además el PSOE ha decidido contar con sus votos para aprobar una moción de censura contra López Riesco, con la condición de que Álvarez deje después su acta de concejal. Si la moción saliera adelante, el socialista Samuel Folgueral será el nuevo alcalde.

    Otro caso lo encontramos en Catral (Alicante), donde los siete concejales de la oposición en el Ayuntamiento presentaron el viernes, 1 de febrero, una moción de censura ante el registro municipal. El afectado, también del Partido Popular, es Aurelio Albero. El acuerdo lo suscriben los grupos del PSPV, Socialistas de Catral y Alternativa Popular (APC). El alcalde será sustituido por el portavoz de Alternativa por Catral, Pedro Zaplana.

    El 21 de enero, en Armilla (Granada), PSOE e IU recuperaron el gobierno tras una moción de censura. Antonio Ayllón, el exalcalde del PP, consideró nulo el cambio de gobierno por estar avalado por un “tránsfuga”, José Luis Castillo, concejal de IDEA. Once concejales votaron a favor de la moción y 10 en contra (seis ediles del PP, tres concejales de UPyD y uno de IDEA). La alcaldía pasó a las manos del socialista Gerardo Sánchez.

    Y por último, la primera moción de censura de este año 2013, tuvo lugar en Leganés. Se llevó a cabo el 14 de enero contra el alcalde del PP Jesús Gómez. La iniciativa fue lanzada por la formación independiente Unión por Leganés (ULEG). El PP gobernaba en minoría con 12 concejales y en la oposición tenía al PSOE (8 ediles), IU (3) y ULEG (4). Sin embargo, el proceso se encuentra paralizado por la elección del candidato que los diferentes partidos presentaron para sustituir a Gómez. El PSOE opta por definir un programa conjunto para gobernar Leganés y relegar la elección del alcalde a un segundo plano.

Ley de anti transfuguismo

Dentro del ámbito de las mociones de censura destaca el concepto de tránsfuga, que tan presente ha estado en lugares como Marbella o, a colación de los ejemplos expuestos, en Armilla (Granada). El tránsfuga es aquel representante local que “traiciona” a su partido y que se aleja de los principios fijados por la formación política a la que representaba, o bien, es aquel que siendo expulsado, decide pactar con la oposición u otras fuerzas políticas. Su fin último es cambiar la mayoría gobernante en una entidad local, o bien tratar de imposibilitar a ese partido el Gobierno.

    El tránsfuga tiene diferentes motivos para escindirse de su partido original, pero por lo general tienen más que ver con el deseo de mantenerse en el poder o escalar puestos que su partido les tenía vetados, que con motivos ideológicos. De ahí que muchos de estos políticos creen un nuevo partido tras separarse de su anterior fuerza política. Es lógico también que, por este mismo motivo, los partidos que son objeto de mociones de censura realicen una acusación de transfuguismo en cuanto tienen la oportunidad.

    Este concepto rompe con los principios democráticos a los que han llegado los partidos desde finales de 1975, tras el fin de la dictadura en España. Por ello han sido muchas las leyes que han intentado regular este problema. El último pacto anti transfuguismo, firmado entre 2003 y 2006, intenta no dar cobertura a esta práctica al comprometerse todos los partidos a no incluir en sus listas a aquellas personas calificadas como tránsfugas. Sin embargo, este pacto se ha convertido en papel mojado. Baste como ejemplos las mociones de censura realizadas en Benidorm (un tránsfuga del PP dio el Gobierno al PSOE), y otras como la realizada recientemente en al Ayuntamiento coruñés de Vimianzo, en la que los ediles del PSOE y del PP seguirán adelante con la moción aunque les expulsen de sus respectivas militancias.

¿Qué puede ocurrir?

Las posibilidades de lo que puede ocurrir en Alcalá de Henares son muy diversas. El edil socialista Javier Rodríguez ha iniciado las conversaciones con IU y UPyD para llevar a cabo esta moción. La respuesta de IU ha sido contundente, si UPyD no renuncia a la lista de 25 puntos, que ya aprobó el PP para contar con su apoyo, no secundarán la propuesta. En el caso de que el supuesto se llevase a cabo y Javier Rodríguez se convirtiese en alcalde de Alcalá de Henares, sólo formará Gobierno con nueve concejales, pues IU (con tres) y UPyD (con dos) prefieren mantenerse en la oposición. Allí también estarán 13 concejales del PP recién apartados de la alcaldía y uno de España 2000 que no puede hacer mucho en solitario. Desde luego, algo que podemos adelantar es que el PSOE no llevará a cabo un proceso como el ocurrido en Leganés, donde se planteó un programa de gobierno conjunto. El objetivo en Alcalá de Henares es la alcaldía y a partir de ahí cambiar el modo de gobierno, haciendo malabares para contar con las ayudas de UPyD e IU.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech