GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Bonifacio Sánchez, sobre la Memoria Histórica: "nunca he oído decir una frase o un gesto de odio, de venganza, de revancha. ¡Jamás!"

Entrevista
Nacional
Bonifacio Sánchez es el portavoz de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Se trata de una asociación dedicada a la investigación de los desaparecidos durante la Guerra Civil. En esta entrevista, Bonifacio explica los objetivos de A.R.M.H., así como resuelve inquietudes de la actualidad relacionadas con la misma.

 

 

 

P: ¿Cuál es la labor principal de la Asociación?

R: Desde el año 2000, nuestra labor fundamental es atender la petición de los familiares, fundamentalmente, las de los desaparecidos.  España, como sabéis, es el segundo país en número de desapariciones forzadas. Así nació esta Asociación y, así, hemos continuado. Lo que pasa es que, en el mismo momento en el que iniciamos el trabajo de recuperación de las fosas comunes, van apareciendo, con cada fosa común, nuevas historias. Tiene una función pedagógica, una función de trabajo muy a pie de obra con los familiares. Nuestra prioridad absoluta son los familiares de las víctimas de los desaparecidos.

 

P: ¿Cómo ayuda la Asociación a las personas que buscan los restos de sus antepasados?

R: Nosotros, hasta donde podemos llegar, es muy limitado. Nuestra capacidad de acción, como se trata de una Asociación que no tiene ningún tipo de financiación, ya que solamente cuenta con la ayuda de los socios, les atendemos en las condiciones que podemos. Si ahora mismo tenemos más de mil peticiones de intervención, llegamos hasta donde podemos llegar. Es decir, son fuerzas limitadas. Afortunadamente, no estamos solos en esto. Hay más asociaciones en el resto del Estado español. Hay Comunidades Autónomas que incluso se implican en las exhumaciones. En todo caso, lo que sí que hacemos es trasladar, permanentemente, al Estado español la obligación que tiene de atenderles como Estado. Hacemos lo mismo que el relator de Naciones Unidas. Esta Organización ha dado un toque de atención hasta en cuatro ocasiones.  Ha elaborado informes en los que se dice que tanto las víctimas de la dictadura franquista como los familiares son preocupación del Estado.

 

P: ¿La mayoría de los casos investigados tienen que ver con la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista?

R: En la inmensa mayoría de los casos, las desapariciones forzadas en España se producen en los primeros meses de la Guerra y en zona civil. No es un fenómeno que tenga que ver con la Guerra, propiamente dicha, sino que se produce mediante lo que se puede llamar un programa de exterminio, perfectamente, planificado. A eso es a lo que nosotros, fundamentalmente, nos dedicamos. ¿Por qué? Porque esa figura de la desaparición forzada, que implica que no hay juicio, ni documentación oficial del asesinato, está tipificada por Naciones Unidas. Es un delito que no prescribe por ser el más grave que se puede cometer en la humanidad porque se produce el secuestro; normalmente, la tortura; el asesinato y la desaparición del cuerpo. Desde julio hasta diciembre de 1936, se producen la inmensa mayoría de las desapariciones forzadas y en zona civil. No estoy hablando nunca de frentes de guerra, ni estoy hablando de soldados. Estoy hablando de población civil que es, sistemáticamente, ciudad a ciudad y pueblo a pueblo, eliminados físicamente, para sembrar el terror que, como hemos podido comprobar, tuvo los efectos deseados por los golpistas.

 

P: A menudo, se acusa a los defensores de la Ley de Memoria Histórica de tener ansias de venganza. ¿Cuál es la posición de la Asociación?

R: He estado en muchas exhumaciones. He estado con muchos familiares y a pie de obra con gente mayor, con nietos y gente joven, todas las generaciones, familiares de los desaparecidos y nunca he oído decir una frase o un gesto de odio, de venganza, de revancha. ¡Jamás! Lo que estamos pidiendo es una cosa muy sencilla: Justicia. ¡Nada más! Quizá la mejor manera de hacer justicia, que no tiene nada que ver con venganza, es recuperar dignidades que robaron, seguida de contar estas historias en los libros de texto para las futuras generaciones.

 

P: ¿Cree que las peleas políticas actuales perjudican o benefician a nuestro pasado nacional? ¿Se confunde historia con política?

R: Bueno, la historia es política y la política es historia. Van unidas. No es posible hablar de una cosa sin la otra. El problema no es si la política favorece o no, sino qué política. Digamos que la división que hay en la izquierda o en el mundo progresista o entre los que deberían ser herederos de los valores que defendieron quienes constituyeron aquella primera democracia, eso sí perjudica. Os pongo un ejemplo claro: un país que tiene fuera de sus fronteras, en territorio externo, en una tumba de un pequeño pueblo del sur de Francia, al Presidente de la República; o en una tumba en el sureste de Francia al mejor poeta del siglo XX, Antonio Machado o, en una pequeña tumba, en un pequeño cementerio de París, al Presidente del Gobierno y Primer Ministro, Don Juan Negrín López, es un país que no merece mirarse al espejo y quizás, este es el problema. Eso es política. Representantes españoles que están en el exterior, pero en el interior, son incapaces de ayudar a las víctimas. Por ejemplo, en la mayor fosa común de España, lo que llaman el Valle de los Caídos, nadie ha hecho un homenaje a esos ciudadanos que están en la parte de atrás de la Basílica, donde hay alrededor de 15.000 víctimas republicanas.

 
Desarrollo en Drupal por Suomitech