GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

A 14 votos del cambio

Entrevista
Local
Javier Rodríguez Palacios en el Ayuntamiento de Alcalá de H.

 

Javier Rodríguez Palacios es el Portavoz Municipal del Partido Socialista del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, concejal desde 2007 y presidente del Partido Socialista de Madrid de Alcalá de Henares. También fue el candidato a la alcaldía en las elecciones de mayo de 2011. Actualmente, se presenta como la alternativa al actual alcalde, Javier Bello. Para que esto prospere, deberán presentar una moción de censura, con la suma de los votos de su partido, UPyD e IU.

-          ¿Cómo avanzan los contactos con otras formaciones para plantear una moción de censura al Partido Popular?

Hace dos semanas tuvimos una asamblea, una reunión entre todos los militantes de Alcalá, y decidimos allí lanzar un proceso para un cambio de Gobierno en la ciudad, consistente en hablar con UPyD e IU, de manera que si sumáramos todos los votos que tienen estos tres grupos se podría hacer lo que se llama una moción de censura.  Tras recoger las firmas necesarias, se cambiaría el alcalde actual por otro. El PSOE pasaría a ser el equipo de gobierno y yo sería el próximo acalde.

 

-          ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

El PP perdió la mayoría absoluta en 2011 y si gobernaron fue porque se abstuvo UPyD. Al cabo de un año, el alcalde, Bartolomé González, decidió marcharse por cuestiones personales e internas y eso creó una inestabilidad muy grande. Se hizo una votación de investidura y UPyD apoyó con sus dos votos al Partido Popular, sumando entonces 14. El nuevo alcalde fue Javier Bello, del Partido Popular. Para ese apoyo de UPyD tuvieron que firmar un documento de 25 puntos en los cuales se comprometían a medidas como la bajada de salarios o reducción en algunas partidas. Al día siguiente, Javier Bello dijo que eso era papel mojado, con lo cual la relación de noviazgo empezó muy mal. En diciembre UPyD rompió con el Partido Popular.

Ahora se abre un proceso en el cual el PP está gobernando en minoría, en el que UPyD está muy decepcionada y cree que ese cambio que quiso dar en julio lo pueden dar ahora cambiando el gobierno. IU en un principio también está dispuesta a apoyarnos, por lo que podemos decir que estamos en pleno proceso de negociación para ver si se puede hacer una alternativa duradera, responsable y con un plan de futuro en una situación muy complicada.

 

-          ¿Si UPyD se abstuviera de dar sus votos, contarían con España 2000?

Lo que ocurre es que España 2000 (E2000) no es relevante, porque para poder hacer la moción de censura se necesitan 9 votos del PSOE, 3 de IU, y otros dos más, porque el PP también suma 12. E2000 solo cuenta con un voto. Por otra parte, nuestra relación con E2000 es inexistente. Nosotros consideramos que defiende unos valores incompatibles con los nuestros. Sus mociones las argumentan con base en la exclusión de las personas que no son nacidas en Alcalá o en la confrontación con personas que llevan mucho tiempo aquí viviendo, aunque no sean propiamente ciudadanos españoles. En Alcalá hay 40.000 inmigrantes y eso hace que sean una realidad, no para marginar o expulsar, sino para fomentar una convivencia muy necesaria.

 

-          ¿Qué motivos justifican esta moción de censura?

El problema más grave que vemos es que Javier Bello dijo que iba romper con las formas de trabajar y de gobernar que en el pasado llevaron al PP a perder algunos concejales y a esa foto tan fea que ha hecho de la ciudad y el Ayuntamiento la Cámara de Cuentas, con una deuda de 300 millones de euros. El despilfarro y no hacerse cargo de la realidad, que es dura en esta ciudad con 21.000 parados, es el principal problema. Sin embargo, en estos meses no ha hecho más que seguir la misma estela que el anterior alcalde. La solución, a nuestro juicio, no puede estar en los que han creado el problema. El alcalde actual, cuando se presentó el estado de las cuentas en 2011, era el primer teniente de alcalde y encargado del área económica. Creemos que él no es parte de la solución, sino parte del problema.

 

-          Ya que parece tan convencido de que usted y su partido serán la mejor solución, ¿puede hablarnos de su programa?

En primer lugar, decir la verdad a los ciudadanos, contarles la realidad del Ayuntamiento y de su situación económica. En segundo lugar, ya que no son capaces de confrontar con la Comunidad de Madrid o con el Gobierno de España porque son del mismo color político, es hora de defender lo nuestro, y lo nuestro es una sanidad y una educación pública que debería estar al margen de los colores políticos. Y en tercer lugar, consideramos que hay margen para hacer cosas sin necesidad de prometer inversiones y obras públicas que no se van a poder hacer, cosas referentes a los desahucios o a la participación ciudadana. La gente en la calle pide que se le diga la verdad y que se le expliquen las cosas porque la democracia no es solo votar cada cuatro años. Nosotros estamos dispuestos a modernizar y acercar el día a día del Ayuntamiento a los ciudadanos, para que de esa manera todos seamos conscientes de la situación que hay y entre todos intentemos llegar a una solución.

 

-          ¿Qué planes tienen en mente para hacer frente a la deuda?

El año pasado se pidió un crédito de 96 millones de euros y la cuestión es que ahora hay que pagarlo. Bartolomé González financió el Ayuntamiento a base de no pagar las deudas a la gente que le suministraba una mesa o al que le hacía el servicio de limpieza; ahora son a los que se tiene que pagar, tal y como se llegó al acuerdo el año pasado con los votos de UPyD y del PP. Hay que presionar mucho sobre el presupuesto de año a año, lo que supone que esté en peligro la prestación de servicios de este Ayuntamiento. Pero, evidentemente, es algo que hay que encarar, y hay que ver si se tiene que apretar el presupuesto y a nuestro juicio, las políticas sociales hay que seguir manteniéndolas.

 

-          ¿Cómo se verían afectados por el proyecto de ley de la reforma salarial en Alcalá?

Lo que más está llamando la atención es si hay más concejales liberados y el sueldo de los alcaldes. Pero lo realmente fuerte y duro de esa reforma es que pone patas arriba el sistema actual de los Ayuntamientos. Dice tres cosas muy importantes y con las que discrepamos: una, que competencias y servicios que actualmente se prestan desde los Ayuntamientos van a ir a las Comunidades, como por ejemplo sanidad, educación y servicios sociales. Otros van a quedar como obligatorios para los Ayuntamientos, como la limpieza de las calles o la policía. Pero algunos van a quedar en tierra de nadie y según si para los Ayuntamientos sean rentables o no, se dejarán de prestar o se llevarán a las Comunidades. Eso hace que muchas de las cuestiones que hasta ahora desarrollaban los Ayuntamientos se pierdan o se tengan que privatizar. Nosotros consideramos que lo que tenía que haberse solucionado es la financiación de los Ayuntamientos.

Otra cosa importante que hace esta ley es la reducción de los salarios, no solo ya de concejales, sino de todo un Ayuntamiento, que pasarán a fijarse desde el Presupuesto General del Estado. Esto también supone quitar parte de la competencia de los ayuntamientos para autogobernarse.

Por último, hay un tercer frente que afecta a los pequeños municipios, pues muchas de sus competencias pasarán a las Diputaciones, que son organismos mucho menos cercanos al ciudadano. Por lo tanto, parece que se retrotrae a la época de antes de la democracia, en la que el alcalde era casi una figura decorativa y toda la planificación de obras y del día a día del Ayuntamiento era de las Diputaciones. Nosotros pensamos que la política tiene que ser algo abierto, en la que cualquier ciudadano pueda entrar, que no tiene que ser una profesión para toda la vida y que no tiene que haber barreras de entrada que se sitúen en función de la renta.

 

-          ¿Paralizaríais el traslado que se quiere hacer de la estación de autobuses de La Continental a Alcalá Magna?

El ir a Alcalá magna es una propuesta que ha mantenido IU. Lo que ahora propone el Ayuntamiento es trasladarlo a una zona de la ciudad donde se hacía un mercadillo los lunes. También se propone llevarlo arriba, a Alcalá Magna, a un centro comercial. También se ha planteado dejarlo en el centro de la ciudad y luego moverlo hacia Alcalá Magna. Lo que proponemos nosotros es que, antes de especular sobre una zona y otra, lo que debería haber es un estudio claro sobre cómo se mueve la gente en Alcalá, cuáles son las frecuencias y cuáles son las necesidades. Parece un poco extraño que de repente se proponga desde el propio Ayuntamiento una solución de llevarlo prácticamente al extremo sur de la ciudad, para luego volverlo a llevar hacia el centro, cuando también sobre la mesa está la posibilidad de llevarlo más hacia el norte. Es poco seria la posición que se está adoptando y es un poco la sensación que tenemos del PP, de que está huyendo en Alcalá hacia adelante. Cuando hay un problema busca una solución precipitada.

 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech