GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La victoria de Mercadona

Editorial
Economía
Supermercado Mercadona en Vicálvaro
Mercadona de Puerta de Arganda. Autor: Paris Gordillo
Mercadona no solo sigue manteniendo su puesto de líder en el sector, sino que aumentó su cuota de mercado el pasado 2017, mientras el pequeño comercio se desvanece.

Es el triunfo de la despersonalización del comercio. Mercadona incentiva al consumidor a visitar sus locales para realizar las compras del mes debido a sus precios competentes. De hecho, aunque sea solo por una barra de pan, generalmente, el consumidor opta por ir a Mercadona. A la barra de pan le acompañan productos que son de primera necesidad, por lo que ya la cesta de la compra va en aumento, el gasto se incrementa y con ello, el beneficio de estas cadenas low cost. Esto fomenta el consumo, provocando una subida del 1% en compras de alimentación con respecto al año pasado.

La creciente popularidad de Mercadona ha permitido la apertura de cientos de establecimientos repartidos por todo el país. Concretamente, en la Comunidad de Madrid, la mayoría de los barrios y localidades disponen de al menos un Mercadona. Vicálvaro no se queda atrás, disponiendo de uno de estos supermercados a las afueras del distrito. Esto es positivo para el bolsillo de los compradores, pero no tanto para los pequeños comercios: las panaderías, carnicerías y pescaderías de toda la vida se están viendo amenazadas por los grandes establecimientos, y no sólo eso, sino que éstos han conseguido su éxito a costa de hundir a las tiendas de barrio.

El comercio local es el más afectado ante la creciente popularidad de las marcas blancas. Mercadona tiene una gran cantidad de productos que bautizan bajo su propia firma, y que compiten contra los pequeños comercios con precios mucho más baratos, que obtienen al abaratar costes. Sin embargo, el trato personalizado que ofrece esa pequeña tienda de ultramarinos que guardan las esquinas de casi todos los barrios no se puede producir en cadena ni ofrecer con otro nombre. Un saludo, una sonrisa o un inesperado descuento porque te faltan unos cuantos céntimos son las armas con las que David compite contra Goliat.

Desarrollo en Drupal por Suomitech