GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La PAH contra el drama de los desahucios

Entrevista
Nacional
Durante el año 2017 se ejecutaron en Vicálvaro hasta 140 procesos de desahucio. Una cifra alarmante, casi hasta exagerada cuando nos alejamos de los fríos números a la triste realidad: 140 familias se quedaron sin un techo bajo el que cobijarse el pasado año. Mientras el Gobierno trata de vender una supuesta recuperación económica, los barrios obreros como Vicálvaro siguen siendo golpeados por la crisis y la especulación.

Para tratar de combatir tal situación existen plataformas vecinales como Stop Desahucios Vicálvaro. Surgido como un movimiento asociado a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha participado en acciones para evitar que las familias sean desalojadas de sus casas.

Son los casos, por ejemplo, de Simona y Lorenzo que, junto a sus dos hijos menores, iban a ser desahuciados en febrero de 2015 pero, gracias a la solidaridad vecinal, la ejecución fue paralizada. O de Yanira y Hugo que, un año después, en febrero de 2016, se hubieran quedado sin su casa de no haber sido por la movilización de la plataforma anti desahucios.

Para abordar tales cuestiones contamos con Francisco Romero (prefiere que le llamen Paco) y con Adolfo Izquierdo, dos históricos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid.

Casas vacías y gente durmiendo en la calle

Desde que comenzó la crisis económica en 2008, según datos del Consejo General del Poder Judicial, se han ejecutado en nuestro país más de 600.000 procesos de ejecución hipotecaria, una media superior a 500 procesos al día. Cerca de 100.000 familias han perdido su residencia habitual en los últimos años. Esta situación se produce en un país que posee el 30% de las viviendas vacías de toda Europa.

Al ser preguntados por cómo creen que se ve la labor en la PAH en el conjunto de la sociedad, especifican que depende de qué parte y qué personas les juzguen. Con orgullo en sus ojos aseguran que se trata de una organización de prestigio. Sin embargo, Adolfo Izquierdo lamenta que no gocen del mismo reconocimiento en España que fuera de nuestras fronteras: “En Europa la PAH es una organización de muchísimo prestigio, a nivel de contactos con la ONU. La Comisión Europea, en el año 2013, nos nombró Ciudadano del año. Sin embargo, a nivel nacional, quizás goce de un poco menos de prestigio, por aquello de que somos perroflautas”.

“Aquí se aprende a coger el poder de tu vida, a aprender qué es de verdad la solidaridad, el cariño. En un desahucio, que es por lo que más se nos conoce, siempre se acaba igual, abrazados llorando, tanto si el desahucio se paraliza, como si el desahucio se ejecuta. Unas veces de alegría y otras de tristeza. Eso es por algo”, confiesa emocionado Adolfo acerca de las experiencias personales que le aporta su activismo en la PAH. En el mismo sentido, Paco aclara que: “Nuestro círculo somos nosotros. Sin partidos políticos ni sindicatos, sin organizaciones que lo único que buscan es publicidad”. A lo cual Adolfo añade: “Solo exigimos una cosa, que es la lucha, la solidaridad, el apoyo, la pelea, la calle, el codo a codo”.

Políticos pero apartidistas

Ambos pretenden aclarar las diferencias entre ser apartidista y ser apolítico. La suya, aseguran, es una labor apartidista pero claramente política, ya que tratan de cambiar las reglas en cuanto a política hipotecaria se refiere. A día de hoy, la ya célebre dación en pago sigue sin admitida por ley. Han de recurrir a una “pequeña trampa legal mediante un contrato de compraventa con excepciones fiscales” que tienen acordada con los bancos para que quienes son desahuciados de sus casas no deban, además, seguir pagando por ella.

Para dar una idea de la situación que se padece, recuerdan que la ley hipotecaria en España data de 1874. Sobre la actualidad política y de cómo debe plantear la lucha la plataforma ante un nuevo gobierno del Partido Popular, recuperan el espíritu del 15M y de los movimientos sociales surgidos a raíz de él. Paco aprovecha para recalcar, una vez más, el espíritu apartidista de la PAH: “Da igual que sea el PP, si fuese el PSOE también lo haríamos. Y si fuese Podemos, también” a la vez que recuerda su radical condena a la violencia: “Aquí todo es sin violencia; intentar hablar, intentar negociar. ¿Qué podemos ocupar la sucursal de un banco? Sí, pero siempre sin violencia de ningún tipo”.

La no violencia por bandera

Paco apunta que la ocupación es social: “No estamos hablando del que se mete en un bloque a destrozarlo. Nosotros partimos de la base de que si se recupera un bloque es para negociar con los bancos y que las familias que están ahí dentro puedan acceder a un alquiler social. Tampoco defendemos peleas contra particulares, únicamente contra entidades financieras, grandes inmobiliarias o agencias estatales como el banco malo”.

En 2015 los comicios electorales municipales auparon a partidos políticos ligados a movimientos vecinales y organizaciones surgidas del 15M a la alcaldía de varias de las principales ciudades de España. Son los conocidos como Ayuntamientos del Cambio, como fue el caso de Ahora Madrid y Manuela Carmena. Su relación con el consistorio es “cordial pero muy tensa”. Adolfo se explica: “Cordial porque intentamos que sea cordial con todo el mundo.  Y muy tensa porque, para disgusto de la PAH, no están cumpliendo las promesas que hicieron. No nuestras peticiones, sino su propio programa electoral. El Stop Desahucios para nosotros es básico. Y aunque la corporación municipal, por medio de su presidenta, la señora Manuela Carmena, se harte de decir en los medios de comunicación que no hay desahucios, es mentira. Y es más, el propio Ayuntamiento de Madrid desahucia por medio de su empresa municipal de vivienda y suelo. Aun así, tratamos de que la relación sea cordial. Hay muchos ex-compañeros que están ahí (no se puede militar en un partido político y estar en la PAH)”.

El empoderamiento y la lucha

Para concluir la entrevista, Adolfo quiere recordar los cuatro principios básicos que rigen la plataforma: “el empoderamiento, la lucha colectiva, el apoyo mutuo y la gratuidad de las actividades”. Recuerdan que ni tienen subvenciones, ni las quieren. Se desmarcan así de cualquier tipo de organización que, mediante el nombre de la PAH, cobré por realizar algún tipo de actividad o asesoramiento. Aseguran que la PAH va a seguir luchando, defendiendo y abanderando estos principios

Etiquetas: 
Desarrollo en Drupal por Suomitech