GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“Me han llegado a pedir 800 euros mensuales por un lavadero”

Entrevista
Economía
Alberto Soto
Alberto Soto posa para Glocal Press

Alberto Soto se encuentra buscando piso en Madrid: una misión casi imposible en la capital. Es un estudiante gaditano de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos de Vicálvaro. Asegura que desde que tiene uso de razón se recuerda pegado a un micrófono delante de una cámara, narrando hasta los momentos más insignificantes de su día a día. Creció soñando con llegar a ser un periodista reconocido y cambiar el mundo a través de sus palabras. Lo que nunca imaginó es que para ello tuviera que dejar atrás su vida en Jerez, sus amigos y su familia.

Elige la cafetería de la residencia en la que vive como punto de encuentro. Llega con el abrigo empapado y se deja caer en la silla. Tiene un gesto cansado debido a las 20 horas que ha trabajado este fin de semana. Se pide un café “cortito” y una tostada con tomate para acompañar la conversación.

Desde que llegó a Madrid su vida ha cambiado drásticamente. Los primeros días fueron un poco caóticos, “no sabía ni coger el metro y el bullicio de la capital me aturdía”. Poco a poco se fue enamorando de la ciudad y decidió empezar a formar su vida en Madrid, asumiendo también el enorme gasto económico que esto supondría.

“Llevo cuatro años trabajando para costear mi sueño. La vida en Madrid en más cara de lo que pensaba”, afirma. Sin embargo su sueldo no le permite llegar a cubrir todos los gastos y necesita el apoyo económico de sus padres. “Si sumamos las facturas de luz, agua y gas, el alojamiento, la gasolina, el coche y los productos necesarios para satisfacer mis necesidades más prioritarias, el resultado es muy elevado”, cuenta mientras le da un largo sorbo a su café.

Para minimizar costes se ha planteado dejar la residencia en la que lleva desde que llegó para trasladarse a un piso compartido, lo que supondría un ahorro de 300 euros al mes, aproximadamente. Su principal objetivo es empezar a ser completamente independiente, y así, “dejar a mis padres respirar”.

Sin embargo, afirma que la búsqueda de su nuevo hogar no está siendo nada fácil. La reducción de la oferta de viviendas en la capital ha supuesto un incremento exponencial en los precios, llegando a alcanzar los 15.000 euros por metro cuadrado en las zonas más exclusivas. “Me han llegado a pedir 800 euros mensuales por un lavadero”, comenta entre risas irónicas.

Asegura que no pide mucho, “un pisito compartido en Vicálvaro, nada más”. La Comunidad de Madrid ofrece ayudas para el alquiler a jóvenes para facilitar la emancipación. El requisito principal es que la nómina supere el total del precio del piso y llevar mínimo dos años trabajando con un contrato indefinido, “menuda ayudita”, dice mientras se limpia las gafas con aires de desesperación.

Lo que es una realidad es que el precio de la vivienda en la Comunidad de Madrid ha experimentado un crecimiento interanual del 15,1% y el valor de los pisos en la región se ha depreciado un 34,5%, lo que dificulta aún más la búsqueda de Alberto. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech