GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

SIRIA: EPICENTRO DE LA CRISIS MUNDIAL

Crónica
Crisis Mundial
En los últimos cinco años, Siria se ha convertido en el centro donde pivota el mayor conflicto bélico y humanitario. Siria es el epicentro de la crisis mundial.

Dentro de los numerosos frentes abiertos en la geopolítica internacional actual y dejando a un lado la atracción que genera la intimidación nuclear de Corea del Norte desde hace años, es Siria el centro donde pivota el mayor conflicto bélico y humanitario del último lustro. No solo se trata un país en guerra, sumergido en el terror crónico, sino que afecta territorialmente a las regiones adyacentes y estructuralmente el panel político sobre el que se juega la partida de la hegemonía global.

Hablamos de siete años de guerra, medio millón de muertos y más de diez millones de desplazados, amén del expolio y la destrucción del patrimonio de una de las civilizaciones más antiguas de la humanidad. No es fácil ubicar a los contendientes debido al avance de la guerra y al vaivén de los intereses respectivos. Actualmente, el régimen sirio de El Asad controla dos tercios del territorio: las grandes ciudades y zonas fértiles. Pero, a su vez, depende de la salvaguarda de Rusia e Irán.

Rusia es el gran aliado. Han enviado 50.000 hombres al frente y dominan el espacio aéreo. Irán, a través de milicias chiíes trata de materializar su plan hegemónico conectando con el Líbano a través de Irak y Siria, lo que tiene en máxima alerta a Israel. Los suníes exigen la marcha de El Asad desde su asentamiento del norte, mientras que los kurdos se quedan solos controlando la frontera con Turquía, país que les está desplazando en el sector noroccidental. Por otra parte, el Estado Islámico pierde efectivos y flaquea en la contienda.

La pieza que falta por desplegar en el tablero es la de Estados Unidos. Sus 4.000 soldados han servido de apoyo y asesoramiento a las milicias kurdas. Pero justo cuando el presidente Donald Trump anunció una inminente retirada de las tropas de territorio sirio, se registró un ataque con armas químicas en el enclave de Duma, en la región de Guta Oriental, atribuido a Bachar El Asad. El objetivo se consumó: expulsar a los insurgentes de Jaish al Islam.

Ya en 2013, el régimen sirio atacó con gas tóxico el bastión rebelde de Jan Sheijun, que mató a 80 civiles y provocó el inmediato bombardeo de Estados Unidos como represalia. Con un escenario similar, Trump amenaza al gobierno sirio con una respuesta armada de gran calibre. El riesgo de crisis mundial es palpable. El presidente estadounidense se ha dirigido también a Rusia: “Prepárate, porque lo que vendrán serán misiles bonitos, nuevos e inteligentes”.

 

 

 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech