GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Las empresas chinas se apoderan del pesimismo de la crisis mundial

Crónica
Crisis Mundial
Las fabricas chinas detectan una caída en la demanda

La crisis no parecía afectar a la fuente de economía más grande del mundo, China. El rápido crecimiento de China durante la última década reformuló íntegramente la economía mundial, como un poderoso combustible que impulsó las estrategias corporativas, los mercados financieros y las decisiones geopolíticas. La máquina china parecía no tener marcha atrás, capaz de convertirse en una fuente inagotable de capital y de ganancias.

Pero las empresas que operan en el corazón industrial del sur y el oriente del país comenzaron a hablar a principios de año de una disminución de los pedidos y atrasos en los pagos. 

Este síntoma también influyo a la bolsa y a la cotización del yuan. Economistas y empresarios opinan que los desafíos que afronta el país y la desconfianza de las políticas adecuadas para abordarlos justifica el clima de pesimismo que se respira. Es por eso que desde que empezó el año 2016 auguraron que iba a ser un año más complicado.

El consumo se mantiene firme y el sector de servicios ha absorbido parte de los trabajadores despedidos por las compañías de manufacturas. La producción industrial muestra signos de estabilización, aunque a un nivel bajo, debido a un aumento de la inversión en infraestructura.

Inversionistas y empresas siguen perdiendo confianza en la capacidad del gobierno para resolver problemas complejos en un momento en que la demanda se frena y el crecimiento pierde fuerza. La intervención estatal está provocando ahora preocupación de que las nuevas políticas, a menudo mal comunicadas, generen incomodidades en los mercados de acciones y de divisas.

Y aunque los mercados den ahora señales de estabilizarse, la onda expansiva podría ser duradera, ya que deja al descubierto una nueva realidad: la apuesta por China ya no es fija.

 

Etiquetas: 
Desarrollo en Drupal por Suomitech