GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

LA NUEVA GUERRA FRÍA

Editorial
Europa
Tras cinco años desde el comienzo de la Guerra Civil en Siria y con el conflicto en plena efervescencia, las consecuencias comienzan a llegar a Europa. De esta forma, la lucha bélica nacional toma un carácter internacional, con la consecuente confrontación de intereses entre los frentes de las principales potencias mundiales.
Europa mantiene un papel testimonial asumiendo que debe ayudar a la población Siria, pues tras el Tratado de Lisboa en 2007, se amplían las acciones de política exterior que recogía el antiguo Tratado de la Unión Europea. Este, además de otros principios, añade: la defensa de la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como la dignidad humana, más allá de las fronteras europeas.
 
En un primer momento se dio refugio a las miles de personas que acudían diariamente a las fronteras del viejo continente. Pero tras la avalancha de individuos afectados por la guerra en Siria, los países colindantes a Turquía, país por donde los sirios cruzan hasta llegar a territorio europeo, han tomado medidas de retención y bloqueo en sus fronteras. Las excusas por parte de algunos gobiernos afirman estar dejando vía libre a los yihadistas. De hecho, recientemente Turquía ha optado por levantar un muro que se extenderá a lo largo de los más de 900 Kilómetros que recorren la linde con el país vecino, Siria. De esta manera, dificultará, aún más si cabe, el tránsito de personas. Mientras comienzan a alzar esta muralla, las patrullas blindadas del Ejército turco intentan impedir el flujo de personas en sus fronteras. Actualmente, llevan construidos unos 10 kilómetros de muro de hormigón, según ha afirmado el ingeniero que está llevando a cabo esta obra, quien no quiere desvelar su identidad. Esta situación ha culminado en una cumbre Europea con el tema ``la crisis de los refugiados´´, donde, lejos de llegar a un acuerdo común, parece que cada estado miembro ha decidido tomar parte individualmente sobre el asunto.
 
La ayuda de Europa en este conflicto se ha visto estancada por los ataques terroristas de las células islamistas en Francia y los intentos en Bélgica. Estos hechos cambiaron completamente la actitud de los piases Europeos ante el conflicto Sirio. Estos se han posicionado en contra de los rebeldes y entran en acción con armamento y ayuda logística y militar. La evolución del conflicto ha pasado a un nivel Internacional:  los bandos a fines a la lucha Siria y sus aliados, contra los aliados de la OTAN, pero sin intervenir de una manera totalmente directa, de ahí que la situación recuerda a una Nueva Guerra Fría.
 
El caso de Siria es un ejemplo de un conflicto que se ha transformado paulatinamente de una guerra civil a una guerra de dimensiones sociales. Aquello que está en juego no es sólo la distribución del poder entre los sectores étnicos, religiosos y políticos, sino además la distribución del mismo poder económico: la base material de la sociedad.
 
Una guerra social no puede ser desactivada desde adentro del sistema. No sabemos previamente qué estrategias diseñarán las élites gobernantes para cambiar el rumbo de la contienda hacia un término que favorezca especialmente a los sirios que escapan de la guerra. Pero mientras ellos están reunidos en Londres, el terrible sufrimiento de los sirios continúa sin cesar. Bajo el intenso sonido de las bombas, viven a diario soportando los tantos de explosivos que se arrojan sobre sus cabezas y destruyen sus ciudades y pueblos, sus hospitales y colegios, sus monumentos y calles…
 
Esta situación empeorará y obligará a miles de personas a seguir escapando de este infierno corriendo el riesgo de morir ahogados o ser capturados y asesinados, por salir en busca de seguridad, aunque estas escapadas se están agotando rápidamente. Empeora el acceso de la población a la ayuda humanitaria, muy limitado en todo el país. Muy pocas organizaciones trabajan en las zonas controladas por el autodenominado Estado Islámico. Así, millones de personas carecen de ayuda.
 
Durante los últimos cinco años, las partes en conflicto han fallado a la población siria cuando su deber era proteger a los civiles. Deben encontrarse ya soluciones, tanto dentro como fuera de Siria.
Desarrollo en Drupal por Suomitech