GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La España en-marcada

Editorial
España en el Mundo
Imagen con la tierra como fondo, una interrogacion con la bandera de España y un monigote en posición contemplativa.
¿Nuestro pais es realmente lo que proyectamos de él?
"Sol, fiesta y toros" esa es la imagen que proyecta España al exterior pero España es mucho más. Intentamos dar con las claves para una nueva vuelta de tuerca a la conocida "Marca España"

 

El artículo “Cómo ser español” de The Times ha despertado múltiples críticas por los medios españoles. El conjunto de clichés y estereotipos que el rotativo británico expone no han sido bien aceptados mayoritariamente por la sociedad, que ha parecido unirse ante la ofensiva del diario, cuando este país no se pone de acuerdo en temas mucho más trascendentales. Más allá de lo que puedan pensar en Reino Unido de los españoles, es necesario analizar el motivo por el que tenemos esta mala imagen fuera de nuestras fronteras.

 

Chris Haslam, el autor principal del artículo, asocia la cultura española con un estilo de vida relacionado con el alcohol y las expresiones malsonantes. Según la séptima oleada del Barómetro de la Imagen de España del Real Instituto Elcano, los aspectos que los extranjeros valoran más de España son como destino turístico, la gastronomía y nuestros deportistas. 

 

La percepción internacional del país está muy relacionada con que el turismo sea nuestra primera actividad económica, pero en especial por el tipo de turismo que se oferta. Si bien España es un país rico en monumentos, arquitectura y arte, nuestro turismo está basado en sol y playa desde la campaña publicitaria “Spain is different” de los años sesenta.

 

La calidad de nuestro turismo no parece ser suficiente, pese a ser, actualmente, el segundo país más visitado del mundo. El gasto medio de los turistas en España no llega a la mitad del desembolso turístico que se realiza en Bélgica, el país donde los turistas gastan más, según datos del Eurostat de 2015. Tampoco ayuda a la imagen del país la falta de desarrollo en sectores económicos que permitieran una mayor inversión, ni contribuye en nada el impuesto al sol, ni los escándalos de corrupción o la mala gestión de las empresas con mayor proyección internacional, véase Abengoa o Acciona. Resulta paradójico que nuestras instituciones no realicen inversiones en sectores que por nuestra propia climatología tendríamos ventajas, y que aun siendo uno de los países europeos con mayor número de horas de sol al año, estemos a la cola en infraestructuras de energía fotovoltaica.

 

Esta realidad nacional contrasta con la fuerte inversión realizada en nuestros universitarios que, a su vez, es regalada a terceros países, que consiguen grandes investigadores y científicos a costa de España. La falta de un gran pacto nacional por la ciencia, independientemente del partido de turno que gobierne, lastra nuestro futuro económico y genera una imagen del país poco innovadora.

A tenor de todo esto, resulta necesario hacerse una pregunta: ¿Es España un país conformista o acomplejado? Nuestra Marca España sigue estando anclada en los mismos tópicos que hace cuarenta años y ha demostrado no ser capaz de desvincular el país de las opiniones retrógradas que están muy alejadas de la realidad, especialmente por la falta de desarrollo económico y social para conseguir un modelo de crecimiento alternativo.

 

Los artículos y editoriales airosos que inundan los principales medios para defender el sentimiento patrio denotan falta de una necesaria autocrítica, ya que nuestro país necesita partir de un análisis interno muy crítico que le permita progresar social y económicamente, más allá de una imagen caricaturesca relacionada con el vino y el toreo. Nuestro país debe seducir por ser lo que es, un lugar lleno de talento con unas jóvenes generaciones muy preparadas que con la iniciativa pública y privada suficiente puede llegar a convertirse en un modelo de referencia internacional. Pero ¿cómo vamos a cambiar ese imaginario colectivo que no nos representa? La tarea también es colectiva.

 

 
Desarrollo en Drupal por Suomitech