GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

‘Tierras devastadas’, entre la hibridación y la acogida cultural

Crónica
Culturas
Nation Estate 2012. Sabrina Amrani (Folleto Exposición)
Diez artistas del mundo arabo-islámico reflejan en la exposición ‘Tierras devastadas’ la diversidad y complejidad de la hibridación cultural de sus países de origen con las sociedades de acogida. Su trabajo contribuye a pensar en un mundo mejor en el que los principios recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos son un marco de referencia hacia el que dirigir nuestras acciones.

Christian Palencia. Madrid, 10 de abril de 2018

 

Las expresiones culturales que podemos contemplar en la Casa Árabe de Madrid hasta el 20 de mayo son una muestra de la integración cultural del mundo árabe en las sociedades de acogida. Son procesos vivos con significación activa, muestran las contradicciones, su relación compleja con la tradición, sus dinámicas de cambio y sus conflictos. Las obras expuestas en 'Tierras devastadas’ no son meros objetos de museo o simples manifestaciones del folklore de los pueblos.

Las artistas procedentes de Afganistán, Argelia, Azerbaiyán, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Líbano, Marruecos y Palestina, muestran la transformación vivida por la sociedad árabe en dos mil años de historia a través de su propia memoria, la de sus familiares y la de sus pueblos. Revelan con historias, culturas y narraciones diferentes las transformaciones sociales, antropológicas y arqueológicas que han vivido estas sociedades.

Las obras reflejan la destrucción y el empobrecimiento padecido por estas sociedades debido a las guerras, al colonialismo, y a la voracidad y especulación energética de multinacionales del gas y del petróleo. Muestran los efectos del terrorismo, la violencia de los estados y las luchas locales, políticas y religiosas vividas en el mundo islámico. Estas tensiones han provocado migraciones forzosas, y procesos de exilio y refugio en países de medio mundo.

 

 

Como indica Mariam Ghani, las obras habitan en la frontera y los cruces de diversos mundos; viajan de Iraq e Irán a Fráncfort y Berlín; de Palestina a Oslo; de Afganistán a Nueva York; de El Cairo, Azerbaiyán o Beirut a Londres. Esta artista investiga cómo se reconstruye el pasado en el presente y cómo se construye el presente para el futuro, a través del cambio de narrativas públicas y privadas. Ghani afirma que “las múltiples identidades que reclamamos, existen siempre en una especie de tensión, que es, por supuesto, intensificada cuando los lugares que las contienen entran en conflicto”.

Sin embargo, estas obras son un canto a la esperanza, muestran cómo estos procesos han favorecido la hibridación cultural de grandes civilizaciones, han favorecido la convivencia de comunidades y religiones, y han enriquecido la diversidad étnica, antropológica y lingüística de medio mundo.

Las artistas “no son solo supervivientes: son ciudadanas, activistas, viajeras entre fronteras, destructoras de muros ideológicos, sujetos políticos con capacidad de decisión y crítica. Su mirada no es autorreferencial: va dirigida al otro, a la tierra, a las comunidades humanas, al mundo”, afirma la comisaria de la exposición, Piedad Solans.

Desarrollo en Drupal por Suomitech