GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

XXI Edición de Laboratorio de Periodismo: "¿Para qué servimos los periodistas?"

Crónica
Comunicación
Fuente: Twitter de la Asociación de Prensa de Madrid
La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha celebrado la XXI Edición de Laboratorio de Periodismo este pasado 16 de abril en su sede. El encuentro, que tuvo como título “¿Qué leen y que no leen los lectores?”, giró alrededor del concepto del click como elemento medidor de la calidad del producto informativo mediático. El otro punto de la tertulia fue el uso de Twitter como medio de difusión del periodismo.

El encuentro fue moderado por Nemesio Rodríguez, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).  La mesa estuvo compuesta por los redactores jefes Álvaro Rigal (El Confidencial), Lucía Méndez (El Mundo) y Natalia Chientaroli (eldiario.es), el director de Contenidos de Atresmedia, Francisco Sierra y el responsable de la web en Madrid de El Periódico de Catalunya, Íñigo Urquía. 

Rápidamente fue el público asistente quien marcó el rumbo de las intervenciones. En este debate, se diferenciaban dos posturas en cuanto al panorama mediático nacional. Por un lado, los pesimistas que piensan que se prioriza la cantidad a la calidad y que la sociedad no pide el periodismo “de antes”. Por otro lado, los optimistas que ven un claro aumento del número de lectores de prensa, ya sea en papel como en digital, y un incremento de información accesible a todo el mundo cada vez más contrastada.

En cuanto al click, se puso de manifiesto que se compite mucho por llamar la atención, lo que genera el conocido como “clickbait”, es decir, titulares atractivos que no se corresponden con el contenido. Esto se ha convertido en objeto de estudio para los periodistas, pues existe un afán por saber el número de visitas que tienen sus noticias, ya que el click es el nuevo salario de los comunicadores digitales. Algunos de estos titulares "tramposos" llaman a la supuesta necesidad del lector para clicar en ellos.

Íñigo Urquía (El Periódico de Catalunya) es uno de los que mantienen una postura positiva: “poco a poco los medios se van a dar cuenta de que la intención es informar, no ganar un click”. A esta opinión se sumó Natalia Chientaroli poniendo de manifiesto que, en el caso de eldiario.es, “la gente no paga por leer noticias, paga para que podamos hacer periodismo”.

Otra de las cuestiones importantes en el debate fue: “¿puede el lector desempeñar la tarea del periodista?”. Hubo pocas dudas, la respuesta fue unánime: la tarea del periodista se trata de contrastar la información que viene en bruto de las fuentes, algo que no hacen los internautas que buscan el escándalo y el morbo. Nemesio Rodríguez resaltó el uso de Twitter, que ha ayudado a que se den a conocer los nuevos medios digitales y un mayor abanico de información que antes no estaba disponible con los medios tradicionales. Eso sí, no se ignoró que esta red social ha dado lugar a información falsa y de peor calidad.

Otra de las cuestiones sobre las que se habló fue la crisis de mediación en el periodismo. Lucía Méndez (El Mundo) lanzó una pregunta al aire: “¿para qué servimos los periodistas?”. Puso como ejemplo de la noticia sobre el rifirrafe entre la Reina Letizia y la emérita Doña Sofía. Esas imágenes, que fueron difundidas en Twitter por un usuario que no es comunicador, se convirtieron en la segunda noticia más vista de la historia de su periódico. Ante este interrogante, Íñigo Urquía defendió que si no es por la mediación de los periodistas, el espectador “está desnudo ante un mundo cada vez más convulso y más complejo”.

Uno de los asistentes, Doctor en Comunicación, opinó con firmeza que “las redes sociales buscan el escándalo” y que “los criterios éticos se pueden ver mucho más manipulados en el periodismo digital que en la prensa escrita”. La conclusión de los ponentes fue común, no se puede ni idealizar ni demonizar las redes sociales, para garantizar la calidad de la información está el periodista, para eso sirven.

Desarrollo en Drupal por Suomitech