GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Se descubre un nuevo exoplaneta con más posibilidades de vida

Noticia
Educación y Ciencia
Este exoplaneta se encuentra a 40 años luz de la Tierra y orbita en torno a una enana roja llamada LHS 1140. Su radio es 1,4 veces el de nuestro planeta y su masa seis veces y media mayor. Se ha convertido en el candidato número uno a ser un planeta como la Tierra.

 

Jorge Jiménez

 

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo exoplaneta, planeta que se encuentra fuera del sistema solar, habitable a 40 años luz de nuestro planeta y que podría albergar agua líquida. Este exoplaneta ha sido localizado por los telescopios del Observatorio Austral Europeo y los expertos lo han colocado como el candidato número uno a ser un planeta similar al nuestro.

Los resultados del estudio han sido publicados en Nature y han determinado las características de este exoplaneta, que tiene un radio 1,4 veces el de La Tierra y una masa seis veces y media mayor. Su composición es rocosa y es probable que este planeta tenga un núcleo de hierro denso, igual que nuestro planeta.

Jason Dittmann, astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y coautor del estudio, alega que se encuentra 10 veces más cerca de su sol que La Tierra, pero es tan tenue, que la cantidad de radiación que llega es la mitad de la que recibimos de nuestro sol. De este modo, afirma que se darían los dos elementos indispensables para que haya vida: agua líquida y atmósfera, aunque ésta última aún hay que analizarla.

Por todas estas características, se ha colocado en el candidato número uno para buscar vida, desbancando al que, hasta hace unos días, era el mejor posicionado, el astro Trappist-1, que posiblemente alberga siete tierras, tres de ellas habitables.

Según sus descubridores, este exoplaneta se habría formado hace 5.000 millones de años, y también cabe la posibilidad, de que se formase de la misma forma que La Tierra, aunque en un entorno más hostil. Dittman explica que “el hecho de que sea más grande que La Tierra podría favorecer que en el pasado albergase mares de lava que podrían haber permitido conservar su atmósfera, gracias a los vapores magmáticos que emiten”.

El equipo de investigación ha pedido tiempo de observación con el telescopio espacial Hubble para medir la dispersión de Rayleigh, el efecto que hace que la Tierra sea un punto azul y pálido vista desde el espacio. De esta forma, se podría confirmar la existencia de una atmósfera en el nuevo exoplaneta. Además, en un año, se podría usar el telescopio espacial James Webb para detectar oxígeno, metano y dióxido de carbono. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech