GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Lo incontrolable de las redes sociales

Reportaje
Comunicación
Campaña "pescaíto" en redes sociales. (fuente propia)

Las redes sociales se han convertido en un medio donde se puede insultar, luchar por las injusticias, hacer ciberbullying, informar al mundo, difundir rumores falsos, crear tendencias, atacar a personas, compartir la verdad o difundir la mentira hasta volverla real.

 

Las redes sociales inclinan la balanza entre lo bueno y lo malo por lo que hay que saber encontrar el equilibrio y utilizar las herramientas que proporciona Internet. Vivimos en la era de la comunicación inmediata y de la conexión absoluta a la Red, en la que la información se difunde con mayor amplitud y velocidad. Un claro ejemplo es la masiva repercusión mediática sobre el caso de Gabriel, el ‘pescaíto’.

 

Actualmente, es un hecho que todo el mundo tiene dispositivos móviles y, por lo tanto, un constante acceso a internet. Las redes sociales alcanzan una magnitud incuestionable si consideramos que adultos, adolescentes e incluso niños, quienes cada vez se incorporan antes, las utilizan hoy en día. Maria Gallego, psicóloga especializada en redes sociales afirma: “Las redes sociales se han convertido en la mayor forma de adoctrinamiento que existe, la mejor forma de hacer llegar a las personas una idea, y con ellas se pueden crear movimientos de lucha, campañas, organizaciones y manifestaciones”.

Facebook, Instagram, Twitter, Youtube... los pescaitos han inundado las redes. Famosos, periodistas, vecinos e incluso personas de otros países se han querido sumar a esta campaña de apoyo a los familiares de Gabriel. “Las redes sociales tienen una parte preciosa, y es que cuando se vuelca en algo, lo hacen de corazón, con rabia y todos juntos” alega la psicóloga. Son millones los que reclaman que se haga justicia desde las redes sociales. A la familia no dejan de llegarle mensajes de apoyo de todas partes de España, y en parte esto es gracias a las redes sociales.

 

La manipulación en las redes

Gran parte de los contenidos de muchos periódicos digitales se extraen de información no contrastada y rumores que circulan por las redes sociales. Según María Gallego, la manipulación de la información en las redes es mayor que nunca, y el periodismo se nutre de ella. Las plataformas no solo utilizan la información que se da en las redes como si fuese oro, sino que además se encargan de difundir esa información una vez reelaborada. En el caso de Gabriel, muchos han sido los bulos sobre el pasado de Ana Julia, de los cuales los medios se han hecho eco e incluso han llegado a difundir sin contrastar antes la información.

Las redes sociales son un arma de doble filo que muchísimas personas utilizan indebidamente, sobre todo los medios de comunicación. Estos han dado lugar a un tipo de periodismo desleal, poco profesional, sustentado muchas veces en publicaciones y bulos que convierten a la ciudadanía en público. Sin embargo, también hemos visto la cara buena de la moneda con el hashtag #TodosSomosGabriel y con las imágenes de los pececillos. “Es admirable lo que puede conseguir una plataforma en internet y lo satisfactorio que es el buen uso de estas herramientas” declara la especialista.

“Internet no se puede controlar” concluye María Gallego. La red no es una máquina que se pueda apagar. Las herramientas de censura que utilizan las redes sociales no tienen la capacidad de revisar todas las publicaciones que aparecen cada minuto. Ningún gobierno puede controlar lo que se habla y la justicia no puede castigar muchos de los crímenes que se cometen en las redes.

Desarrollo en Drupal por Suomitech