GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La transfobia tiene ruedas

Opinión
Sociedad
El 27 de febrero la plataforma de Hazteoir puso en circulación por Madrid un autobús con el mensaje "los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen”. Después de esto hubo numerosas polémicas por el tema. La policía y el Ayuntamiento de Madrid paralizaron la movilización de este autobús. Pero a pesar de ello, el autobús cambió su mensaje en múltiples ocasiones pero lo que no cambió fue su significado.

Lorena Carrero y Tania Ndjeng 

Uno de los  objetivos sin duda del autobús era llamar la atención de todo el público y que los ciudadanos estemos constantemente hablando del tema. Aun así, el mensaje está destinado hacia un colectivo que alomejor todavía no entiende el mensaje que hay detrás de esas palabras, pero ha causado daño a miles de familias de niños que están pasando por el proceso de disconformidad con su identidad de género.

Y se supone que es una organización que vela por temas relacionados principalmente con la familia y la educación pero… ¿De verdad creen que transmitiendo ese mensaje se educa de forma correcta y ayuda a las familias? Seguramente gracias a este autobús a muchos niños les ha quedado mucho más claro cuál es su órgano sexual sin duda.

La educación y formación que se le dé a un niño desde muy pequeño es esencial en su vida. Y este autobús ya está fomentando lo que está bien y lo que está mal. El niño o niña que no se sienta identificado con su sexo, al leer esto, pensará que está mal y todo esto puede llegar a consecuencias traumáticas para ese niño. Al igual que fomentará a que otros niños odien a las personas que no se sientan identificadas con su sexo.

 No entiendo como en pleno siglo XXI todavía haya gente que intente que sus ideas se impongan al resto del mundo. No entiendo en que les afecta que haya gente con pensamientos sexuales distintos a los suyos. Pueden quejarse de que “no se les deje expresarse libremente”  pero ellos no tienen la capacidad de ni si quiera entender si no de respetar sentimientos, gustos, pensamientos, acciones, preferencias de las personas contrarias a sus ideas.

En este país ya hay suficientes agresiones a personas distintas a nuestro pensamiento, etnia, color etc. La gente es insultada por la calle, agredida en zonas comunes como discotecas o pubs, humillada gratuitamente como para que encima saquen un autobús a la calle para fomentar más odio, aumentar la intolerancia y los prejuicios. En este país nos hemos sensibilizado con temas, como con la violencia de género, pero en cuanto se empieza a hablar del colectivo LGTBI la cosa cambia.  

Se debería de tener más tacto con el tratamiento de la transexualidad si afecta a menores y niños. Si entre adultos el respeto se pierde, entre niños irá peor ya que pueden ser muy crueles entre uno y otros, por lo que hace falta que estas personas tan comprensibles y respetuosas entiendan que se pueden expresar siempre y cuando no se haga de forma tan dañina.

La justicia debería de actuar, pero no de forma notoria,  porque al hacer esto lo único que hacen es darle más importancia al tema y que este autobús siga cambiando las palabras de su mensaje pero no la importancia. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech