GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La diabetes, una enfermedad no tan dulce

Reportaje
Educación y Ciencia
Para el año 2030, según la OMS, esta enfermedad se convertirá en la séptima causa de muerte a nivel mundial. En España afecta a más de cinco millones de personas de ellas, dos millones todavía no lo saben.

Beatriz Galiano/Patricia Rey

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por unos niveles altos de glucemia, es decir, azúcar en sangre. En España los casos de diabetes han aumentado un 33’41% en adultos, según la Federación Internacional de la Diabetes.

Tan solo en la Comunidad de Madrid más de 600 mil personas, padecen diabetes tipo 2, de las cuales más de 200 mil están aún sin diagnosticar, según los Estudios de Diabetes elaborados por CIBERDEM. La diabetes tipo 2 o no insulino-dependiente, aparece en personas de edad adulta. La nota positiva es que llevando un nivel de vida saludable, la diabetes tipo 2 se puede reducir en un 70%, aunque existe el factor hereditario, y es que según  la Asociación de diabéticos de Madrid una persona tiene un 40% más de posibilidades de contraer la enfermedad si uno de sus  progenitores la padece.

Es el caso de Antonio, enfermo de diabetes tipo 2 por herencia de su madre, que relata cómo ser diabético no es algo fácil de conciliar con la vida normal. «Últimamente cualquier actividad social donde haya comida de por medio es un suplicio, no es fácil decir que no». Antonio dice que en el trabajo prefiere no contarlo por miedo a que le pueda perjudicar. Al no pincharse insulina puede normalizar la situación, por lo que come igual que los demás en una cena de empresa, aun sabiendo que al día siguiente tendrá un nivel elevado de azúcar.

Para Antonio lo más difícil es ser consciente de lo que esta enfermedad provoca en su organismo. “Cuando miro el glucómetro me doy cuenta de mi problema, el resto del tiempo no soy muy consciente”. A pesar de esto Antonio explica que su mayor temor es tener que pincharse insulina y que sus hijas hereden la enfermedad al igual que él.

Y es que actualmente la diabetes aparece cada vez más en edades tempranas. En España ya son más de 30 mil niños y adolescentes con diabetes tipo. En la mayoría de casos  el diagnóstico de diabetes en jóvenes afecta en sus vidas diarias, tanto en el ámbito familiar como en el escolar. Es el caso de Daniel, diabético tipo 1 desde los diez años, que recuerda como fue la primera vez que se inyectó insulina: « Solo recuerdo que lloraba y que tenía miedo, fue duro, pero pronto,  ver esa gotita de sangre que me decía el nivel de azúcar en mi sangre y pincharme la insulina se convirtieron  en mi rutina diaria». Reconoce que en el colegio comprendieron su enfermedad y lo apoyaron desde el primer momento. «Sabía que había ciertas cosas que no podía comer pero nunca me sentí discriminado por ello, si iba a una fiesta, siempre había alguien que me hacía un pastel sin azúcar».

Los pacientes que se mediquen mediante insulina deben tener mayor atención, sobre todo si se trata de la insulina rápida ya que administrada en cantidades excesivas, puede dar resultados fatales. El enfermero Manuel González Robledano afirma que «Es muy importante educar al paciente no solo con la dieta, sino también enseñarle a usar la insulina».

Aunque actualmente se está avanzando  mucho en los tratamientos para la diabetes, desgraciadamente todavía hoy no existe una cura para esta enfermedad. Las sociedades tienen que darse cuenta de que la diabetes ha venido para quedarse, siendo tan solo la consecuencia de nuestros malos hábitos de vida, unos hábitos que si se cambian progresivamente pueden reducir las cifras de enfermos y muertes futuras. Además existe un alto porcentaje de pasotismo con esta enfermedad. Debido a que es indolora, no se contagia y no se siente su avance hasta que es irremediable. El doctor Martín Bermudo argumenta que la gente no está concienciada de que esta enfermedad mata, ya que en los certificados de defunción no figura que la muerte se deba a la diabetes, sino por fallos orgánicos. 

Lo que está claro es que cualquiera de nosotros puede despertarse un día siendo diabético, por lo que prevenir esta enfermedad y hacer que los diabéticos de nuestro entorno tengan una vida más fácil  solo está al alcance de nuestra mano.

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech