GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Kepa y Cristiano empatan en el Bernabéu

Crónica
Deportes
Fuente: El Mundo
El pasado martes, Real Madrid y Athletic Club de Bilbao no pudieron pasar del empate a uno en un encuentro marcado por el dominio local. El equipo bilbaíno se adelantó pronto con un bello gol de Iñaki Williams y se resignó a replegarse desde entonces. La disciplina defensiva y la espectacular actuación del guardameta Kepa Arrizabalaga mantuvieron el resultado hasta el minuto 87, en el que volvió a aparecer Cristiano Ronaldo para salvar un punto en el Santiago Bernabeu.

Ni el Real Madrid ni el Athletic Club de Bilbao llegaban a este cruce en sus mejores momentos. El equipo merengue, con toda la polémica acarreada por el partido disputado la semana pasada ante la Juventus todavía caldeando el ambiente, únicamente peleaba por mantener su lucha con el Atlético de Madrid y el Valencia CF por el segundo puesto y por evitar que el FC Barcelona consiguiese alzarse con el título de Liga antes del Clásico (que se disputará el 6 de mayo). Por su parte, los rojiblancos, que únicamente habían conseguido ganar uno de los últimos cinco encuentros, se encuentran en zona de nadie en la clasificación, lejos de Europa y a una distancia cómoda de los puestos de descenso.

A pesar de la situación en la que se encontraban los dos equipos y del poco interés que pudiera suscitar el encuentro, ambos equipos mostraron desde el inicio un ritmo muy elevado. Tan sólo en los diez primeros minutos, Keylor Navas ya había detenido un mano a mano a Mikel San José y Cristiano Ronaldo se había encontrado con el larguero tras un potente cabezazo. 

Así, en el minuto 14, en un ataque estático del equipo de Ziganda, el canterano Íñigo Córdoba aprovechó la pasividad defensiva del equipo madridista para filtrar un pase milimétrico al desmarque de Iñaki Williams. El delantero del Athletic, que está cuajando una gran temporada, picó el balón a la perfección por encima de Keylor Navas para poner el 0-1 en el Santiago Bernabeu.

 

 

A partir de aquí, y como viene ocurriendo a menudo en los encuentros del Real Madrid, el equipo local se vio obligado a subir el ritmo. Desde el gol de Williams, el control del partido fue total y absoluto por parte de los chicos de Zinedine Zidane. Sin embargo, los delanteros madridistas se encontraron una y otra vez con una impecable defensa bilbaína y con un inconmensurable Kepa.
 
Un buen remate al primer toque de Cristiano dentro del área, un voleón a botepronto de Marcelo desde la frontal y un espectacular remate de cabeza de Raphael Varane a la salida de una falta ejecutada por Toni Kroos no fueron suficientes para batir al joven portero de Ondárroa. Ni siquiera una brillante jugada de Marco Asensio, en la que deja atrás a tres rivales y cruza el balón con su pierna izquierda (que podría haberse convertido en el gol de la jornada) pudo mover el marcador antes del descanso.
 
La segunda parte tuvo un tono muy diferente. Aunque el dominio del balón seguía perteneciendo a los blancos, las ocasiones no llegaban de forma tan clara como ocurriera en la primera mitad. Por su parte, el equipo visitante se limitó a cerrar bien sus filas en defensa y a lanzar potentes contragolpes uno tras otro. Tanto es así, que se encontraba más cerca el 0-2 que el empate. De hecho, la mejor ocasión la tuvo Raúl García: tras una rápida contra conducida por Oscar De Marcos que remató en el área Íñigo Córdoba y terminó en los pies de Raúl, que con todo el tiempo del mundo envió el balón al larguero.
 
Esta ocasión provocó en la afición cierta apatía, lo que llevó a Zinedine Zidane a mover el banquillo. El técnico francés decidió quitar a un cansado Asensio y a un ausente y criticado Karim Benzema para dar entrada a Isco (que participó en muchas de las jugadas de ataque del equipo blanco) y Gareth Bale (cuyas estadísticas en los minutos que estuvo en el campo fueron realmente nefastas). El Real Madrid asedió y arrinconó cada vez con más ahínco al equipo de Ziganda y se llevó el premio del gol en el minuto 87. Un disparo de Modric desde la frontal del área encontró la espuela de Cristiano por el camino que desvió el balón lo justo para hacerlo entrar en la portería y volver a convertir al portugués en el héroe del partido para los suyos. El marcador no volvió a moverse hasta el pitido final.
 
 
A pesar de las sensaciones mostradas en el terreno de juego, en el que el empate beneficiaría a priori al Athletic Club de Bilbao, las declaraciones de los entrenadores dejaron entrever conclusiones muy distintas. El Kuko Ziganda aseguró que se marchaban del Bernabeu con un sabor agridulce a pesar del brillante trabajo de los suyos. En cambio, Zizou insistía (como viene haciendo toda la temporada) en que el equipo se encuentra en buena forma y en que no le preocupaba demasiado la falta de puntería de los suyos de cara a portería. Además, las ruedas de prensa se centraron en gran medida en el que para todos fue el hombre del partido: Kepa Arrizabalaga, portero del Bilbao. Ziganda no tembló al afirmar que Kepa "es un ejemplo de portero y persona". Por su parte, el técnico francés del Real Madrid, ante la pregunta de si se arrepentía de no haber fichado a Kepa en el mercado de invierno, contestó firmemente que "Kepa es un buen portero, pero que tomó esa decisión porque él no hace cambios a mitad de temporada".
 
Para la siguiente jornada, el Athletic recibirá el próximo lunes en San Mamés a un Levante que necesita los puntos si quiere mantenerse fuera de los puestos de descenso. Sin embargo, el Kuko asegura que van a pelear cada punto hasta el final y a mostrar que, a pesar de los resultados obtenidos esta temporada, este Athletic es un equipo con mucho futuro. Para los vikingos, el próximo encuentro de su calendario lo llevará a Munich para enfrentarse a un todopoderoso Bayern en las semifinales de la Champions League. Con una semana para preparar un partido tan importante, Zinedine Zidane asegura que no va a cambiar nada en la preparación, que el equipo está bien, que no existe problema alguno con Benzema y Bale (a pesar del estado de forma de ambos) y que su optimismo no va a cambiar a pesar del empate. Pero, como diría el entrenador madridista, "estamos bien, saes".
Desarrollo en Drupal por Suomitech