GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Gracias por sal’VAR’ el fútbol

Opinión
Deportes
VAR
El fútbol es un deporte en el que intervienen muchos factores. Uno de ellos, sin lugar a duda, es la suerte. Suerte que se ve truncada en jugadas que no están claras. Es aquí donde llega al rescate el ‘VAR’. Una técnica que intenta conseguir que el juego sea lo más limpio posible y corrige los fallos humanos que puedan llegar a cometer los árbitros.

El sistema de videoarbitraje VAR (video assistant referee, árbitro asistente de vídeo) debutó con polémica en diciembre, en el Mundialito de clubes. Desde 2016 se experimenta con él, aunque es ahora cuando se le empieza a dar verdadera importancia. Vuelve a estar, de manera favorable, en boca de todos los espectadores, jugadores, técnicos y dirigentes del fútbol mundial. 

El VAR consiste en un conjunto de cámaras que retransmiten el partido a una sala alejada del campo. Desde ahí se puede revisar con detalle cada jugada, evitando así muchas polémicas.

Funciona de forma eficaz. Puede darse por una petición del árbitro, al detectar alguna jugada que pueda ser rearbitrada, evitando así que se le echen encima. También pueden demandarlo los asistentes si han detectado algún lance dudoso. Para aclarar dudas, los asistentes de vídeo revisan exhaustivamente las imágenes en los monitores y transmiten, mediante un pinganillo, al árbitro las conclusiones que hayan sacado. Es el árbitro el que tiene la última palabra. Puede guiarse por la información que le han transmitido o asegurarse, viendo él mismo las imágenes desde un monitor situado en la banda. Este funcionamiento le quita peso a los árbitros, que siempre acaban pagando los platos rotos.

Se da solo en cuatro situaciones, que son las que ocasionan más debate en este terreno. Al meter gol, ayudando a determinar si se ha producido alguna infracción (que impida conceder ese punto) o si todo está en regla. En los penaltis, garantizando que no haya error con la señalización (o no) de un penalti. Con las tarjetas rojas, evitando decisiones incorrectas a la hora de expulsar a los jugadores. En las confusiones de identidad, al no estar claro quién ha cometido la infracción, ayuda al árbitro a expulsar al jugador que corresponde. Estas revisiones son una especie de filtro que no afecta al ritmo del partido puesto que el juego se ha parado.

Si en este país hay afición a algo es al fútbol. Las irregularidades que se ven en algunos partidos provocan que muchos espectadores ‘pierdan la cabeza’ o llenen las redes sociales de mensajes manifestándose. 

En la imagen se puede observar la acción que lleva a cabo Cedric Bakambu. Mete un gol (con la mano) que le otorga la victoria a su equipo (Villarreal) ante el Leganés, por 2-1. Este es uno de los muchos ejemplos que han sido comentados. Otro, más antiguo, fue el gol fantasma de Frank Lampard en el Mundial de Sudáfrica de 2010. Estas ‘irregularidades’ han hecho que se pida a gritos la utilización del videoarbitraje.

Hasta el presidente de la FIFA está a favor del VAR. "Tenemos que ver si es posible ayudar al árbitro sin alterar la esencia del juego, pero si no hacemos pruebas nunca sabremos si funciona. Seguiremos hasta 2018, luego la IFAB decidirá", ha declarado el suizo Gianni Infantino. ¿Es posible que haya alguien que no lo esté? Si se piensa bien, son todo beneficios. Con las cartas sobre la mesa es difícil sostener lo insostenible. 

Melisa Mellinas Parra

Desarrollo en Drupal por Suomitech