GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

“El bebé no tiene la culpa de cómo sus padres le han traído al mundo”

Entrevista
Sociedad
Parroquia de Nuestra Señora del Carrascal
Antonio es párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Carrascal (Leganés). El cura nos hace ver la postura que tiene la Iglesia acerca de la Gestación Subrogada. La religión católica no acepta este método por el hecho de que atenta contra la dignidad de la mujer y porque, a su modo de ver, siempre se utiliza para un fin comercial. Antonio expone que la alternativa a la gestación subrogada "sería la fecundación in vitro".

Teresa Moreno Machado

Pregunta.- Frente a personas que presentan problemas para tener hijos, ¿Qué medidas de reproducción contempla la religión católica o la Iglesia para crear una familia?

Respuesta.- Yo creo que la fecundación natural, por supuesto sería el primer caso. Yo creo que está permitido, también, que por razones de orden físico, hay un impedimento a quedarte embarazada y frente a ello, la mejor la posibilidad es la fecundación in-vitro, utilizando siempre el espermatozoide del marido y el óvulo de la mujer.

P.- ¿Ni siquiera como fin último aceptarían esta práctica?

R.- No, porque atenta contra la dignidad física de la mujer y rompe el lazo conyugal.

P.- ¿Qué es exactamente lo que penaliza la Iglesia?

R.- Que lo hagan con un fin comercial principalmente, pero también que no es el proceso natural habituado para tener un hijo.

P.- En la Instrucción “Donum Vitae” se expresa esta afirmación: “El fruto de la generación humana desde el primer momento de su existencia, es debido al ser humano en su totalidad corporal y espiritual. El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, y el derecho envidiable de todo ser humano inocente a la vida”. ¿Por qué consideran que debe introducirse en el ordenamiento jurídico? ¿Por qué no se aplica a la práctica de la G.S.?

R.- Porque hay grupos políticos-ideológicos que le niegan la realidad de persona digna de tener todos los derechos al feto. Hay algunos que solamente consideran que es digno de los derechos, como persona, en el momento de su nacimiento. Pero antes de nacer no es sujeto de derecho. Sin embargo, la Iglesia considera que desde el primer momento hay un ser humano, una criatura de Dios, y por tanto, debe ser protegido por las leyes humanas. No solo por la Iglesia sino también por las leyes civiles. La Iglesia, precisamente por el máximo respeto al embrión, no acepta que se utilice un embrión para sacar células madres. La Iglesia quiere proteger al embrión. De esta manera, utilizan el embrión y lo manipulan. Por tanto, al embrión le faltan células madres y esto es considerado no apto para acabar siendo un ser humano. Por tanto, esta definición extrapolada a “los vientres de alquiler” la Iglesia no lo permite. Siempre se mercantiliza el cuerpo de la mujer.

“La Iglesia siempre mira por la protección y el

bien de ese niño no nacido”

P.- ¿Por qué consideran que se falta a la integridad física de cada ser humano?

R.- Normalmente una madre gestante se ofrece a ser madre por dinero. Está necesitada de dinero.  La gente se aprovecha de sus problemas económicos para convertirla en un útero humano. Es una realidad mercantil. Las mujeres para que no se les estropee su figura utilizan esta práctica.

P.- ¿Conoce algún caso en el que se haya gestado un hijo a través de esta práctica?

R.- No. Solo conozco a dos mujeres que querían ser madres. Para ello, han recurrido a un banco de semen y han tenido una niña. Vinieron a pedirme consentimiento porque son muy creyentes. La Iglesia, obviamente, no lo aceptaba. Pero la niña tiene derecho a la vida. Los únicos responsables de como la han traído al mundo son ellas mismas.

“En el caso de que fuesen dos mujeres no se les permite que formen una familia”

P.- ¿Se podría bautizar a un hijo que ha venido al mundo por la gestación subrogada?

R.- Si, porque la Iglesia no mira por qué vía ha venido ese niño. La vía es condenable a los autores pero no a ese niño, ya que no tiene ninguna responsabilidad de como esos padres le han traído al mundo. Y por tanto, ese niño tiene derecho a la salvación.

P-. Si en un futuro esta práctica es más utilizada, ¿la Iglesia cambiaría en algún aspecto su opinión?

R.- No, los conceptos de la Iglesia son claros y no van a cambiar sobre estos temas. Lo que busca la Iglesia es la protección del niño, del nastituro en todo momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech