GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Ricardo Cámara: “Yo nací dibujando. Es un accidente biológico”

Entrevista
Culturas
Algunas de las obras de Sir Cámara

Nos pusimos en marcha desde bien temprano para llegar al objetivo, al norte de la Comunidad de Madrid. Allí, nos esperaba en su casa Ricardo Sir Cámara, un periodista gráfico e ilustrador. Fue militante del PSOE en su juventud, en la que comenzó dedicándose al mundo de la publicidad.

Empezó como dibujante de humor en El Diario de Cádiz y consiguió hacerse un hueco en el mundo del periodismo. Allí  ha trabajado en publicaciones como La Codorniz,  diario PUEBLO, Nuevo Diario  Informaciones, Madridiario, Cambio 16 y Diario 16, y casi 20 años en Interviú. Fuera de Madrid, ha trabajado en diarios como La Vanguardia, El Faro de Vigo, Diario de Ibiza, El Norte de Castilla  La Mañana de Lérida y colaborando en otros muchos desde la agencia de Manu Leguineche, Fax Press. Pasó por los deportivos AS y MARCA.  También ha desarrollado su faceta editorial con obras como El Camarasutra, La guerra en paz descanse, El Libro de José, Ediciones B y con prólogo de Teresa Viejo, que hace referencia a la despedida de la política de un tal Aznar. La guía de autoayuda Homo Scrotalensis y el relato bestial Del bicho al hecho, (Terra Natio 2017), entre otros.

Cuando llegamos fue como si el tiempo se hubiera detenido hace años. Es una casa rústica,  de las de antes, sin minimalismos, con paredes de piedra, perros ladrando por doquier y con vistas panorámicas del campo alrededor.

Una de estas encantadoras casas es la de nuestro interlocutor, Ricardo Sir Cámara. Era muy acogedora. La entrevista tuvo lugar en un salón con el suelo de losetas de barro, el techo con vigas de madera. Del mismo material era la mesa y un sofá con mullidos almohadones que sirvieron como escenario para la entrevista. La mesa estaba llena de libros del autor y, alrededor de esta, estanterías con otros que demostraban el amor de Cámara y su pareja por la cocina, así como una amplia variedad de CDs que delataban  sus gustos musicales.  Del salón en el ángulo oscuro, la estufa de hierro fundido que fue la encargada de calentar el lugar.

Una vez metidos de lleno en la charla, comenzamos hablando de la situación política del país. Nuestro interlocutor opina que el PP “no puede ser considerado como un partido de derechas convencional, civilizado; es otra cosa. Estos son los herederos de aquella barbaridad a la que llamaron franquismo. No lo han condenado todavía y siguen mirando para otro lado cada vez que se habla del asunto”. Justifica su afirmación con el hecho de que el Valle de los Caídos siga gozando de los privilegios eternos mientras que  pertenece al Patrimonio Nacional. La dirigente alemana Angela Merkel (CDU), que está al frente de un partido con miembros de implicación nazi,  sí que pidió perdón a las víctimas del nazismo. Por otra parte, respecto a los partidos nuevos, considera a uno “la marca blanca” del anterior, otro desnortado y respecto al otro, “la llamada formación morada”, no tiene nada malo que decir y, por ello, lo considera la mejor opción en la actualidad porque, que se sepa con pruebas fiables, todavía no ha robado.

Dejando a un lado la política nos introducimos en su profesión, en aquello por lo que es conocido, por sus dibujos. “Yo nací dibujando. Eso no es ni bueno ni malo. Es un accidente tan biológico como el de aquellos que nacen con una guitarra en la mano y asombran como autodidactas”.

Sir Cámara acaba de publicar Así se rompe España, un libro en el que considera que el lector se va a encontrar con “la respuesta a los errores que padecemos y que han cometido muchos”. Invita a salir a la calle, a manifestarse, a dar respuesta sin dar berridos ni insultar. En definitiva, lo considera “un libro muy didáctico y muy bien amueblado que está prologado por Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, epilogado por el periodista y compañero del cole del autor, Juan Cabrera Padilla, y publicado por Terra Natio, una editorial nueva y sensible, que buena falta estaba haciendo,”

Hablando de los creadores de las viñetas y las tiras cómicas no podíamos dejar de lado a Forges, gran conocido en la profesión que murió recientemente. Mencionamos su nombre y Sir
Cámara cambia el semblante, adoptando una mirada seria. Se conocían, eran amigos. “Nos hizo el feo de marcharse, de dejarnos solos…” nos comenta cuando empieza a hablar del reciente fallecido. “Fue mi mentor, fue mi padre profesional, fue compañero, amigo y mánager (...) Ese dedo señalador que muchos necesitan en este país por falta de personalidad”. Explicó además que Forges le ayudó mucho en su carrera profesional, al igual que a otros autores nóveles.

Una de las veces que le socorrió fue cuando el líder ultraderechista Blas Piñar se querelló contra él por supuestas injurias y calumnias contra su persona y la organización que presidía en el libro De Moncloa a los Mundiales (Ed. Codipress 1978) Acabó en la Audiencia Nacional enfrentándose a una condena de nueve millones de pesetas. Sintió miedo, pero, por suerte, ganó. Testificando en su favor estuvieron también Lalo Azcona y Fernando Ónega.

Este hecho nos lleva a preguntarle sobre la situación de la libertad de expresión en España en la actualidad. Considera que está “coartada totalmente” por las “leyes restrictivas” que el PP ha ido creando desde que Rajoy llegó a la Moncloa. Por lo tanto, no está de acuerdo con las condenas a Valtonyc o Pablo Hasel, entre otros.

Entonces, vistas las medidas que la Justicia está tomando actualmente, ¿tiene miedo de que vuelva a pasarle lo mismo con su nuevo libro? Sir Cámara nos lo confirma, pero también nos subraya “yo interpreto para que el público tenga una versión esquematizada, condensada, más asequible, más cómoda de lo que nos está ocurriendo”. No le importa el partido político al que tenga que referirse, su objetivo es “levantar la bandera de la justicia social”. Eso le lleva a añadir “yo he tirado aquí con bala a
todo lo que se mueve (...) Ellos se ponen a tiro. Ellos no hacen política, cobran por simular hacerla y yo lo comento”.

Así es Sir Cámara, un dibujante que denuncia las injusticias sociales de un lado o del otro a través del, como él mismo denomina, ‘humor ácido’ característico de sus trabajos. Tiene miedo de las represalias, pero no por ello parece tener intenciones de dejarlo de lado, aunque confiesa que “te acostumbras a trabajar con el casco de la autocensura”. Nunca se sabe, puede que algún día su bala se pose en nosotros mismos.
 

Desarrollo en Drupal por Suomitech