GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Manuel Robles dimite de su alcaldía

Editorial
Local
Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid)

Se cierra una etapa en el Ayuntamiento de Fuenlabrada. Después de una vida dedicada al servicio de los ciudadanos del municipio, Manuel Robles pone punto final a su alcaldía con la tranquilidad, subrayaba, de haber cumplido. Sus cuatro legislaturas, no ausentes de zancadillas, han estado orientadas a la renovación y fundamentalmente al crecimiento de la ciudad. Ardua tarea que con mayor o menor ahínco ha estado emprendiendo desde 2002.

Aunque dio a conocer su renuncia el pasado 16 de enero, era un secreto a voces que ya había meditado hace tiempo. No lo hace por motivos políticos, sino a fin de entregarse más a su círculo familiar. Así lo manifestó en su despedida ante un pleno visiblemente emocionado. Sin embargo, Robles afirma que seguirá remando a favor de obra, pues no dejará de ser Secretario General de la agrupación local ni tampoco presidente del PSOE en la Comunidad de Madrid.

La gran incógnita es averiguar si se retira por voluntad propia o si su renuncia al acta tiene relación con las fisuras que han surgido en los últimos años en las filas socialistas.
No resulta descabellado plantear este interrogante teniendo en cuenta que en el mismo mes, y coincidiendo curiosamente en los alegatos, presentó su dimisión otro de los grandes emblemas del socialismo madrileño, el entonces alcalde de Móstoles, David Lucas.

Puede parecer que la crisis que en los últimos años ha provocado una hecatombe en Ferraz se haya contagiado a los ayuntamientos socialistas del sur de Madrid.
Aunque aparentemente la relación entre los regidores y el secretario general del Partido Socialista en la comunidad, José Manuel Franco, no daba síntomas de ser conflictiva, la realidad es susceptible de ser matizada.

La división entre el secretario general del Partido Socialista y el exalcalde de Móstoles  quedó patente cuando se celebraron las primarias socialistas en la pasada primavera, pues ambos respaldaron a diferentes candidatos en la pugna entre sanchistas y susanistas y, además, no confiaron a David Lucas su plaza en la ejecutiva regional del partido.

A partir de ahora, se abre otra página en el Consistorio fuenlabreño de la mano del hasta ahora teniente de alcalde, Javier Ayala, que será investido el próximo 2 de febrero, poniendo fin al periodo de impás en el que se encuentra actualmente el Ayuntamiento. No obstante, este pequeño paréntesis no ha impedido que las partidas presupuestarias para 2018 hayan salido adelante pese a no contar con el apoyo de la oposición. Un intento del alcalde retirado por dejar todo bien atado, consumar su máxima del deber cumplido y dejar allanado el terreno a su sucesor.
 

Desarrollo en Drupal por Suomitech