GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El boxeo femenino, sin barreras

Reportaje
Deportes
Dos boxeadoras en los JJ OO Londrés 2012. SCOTT HEAVEY-GETTY
El municipio madrileño de Fuenlabrada iba a acoger el pasado 10 de marzo el Campeonato Internacional IBF de Boxeo. El evento fue cancelado por la suspensión a uno de los boxeadores, Luca Giacón, por la Federación Española de Boxeo. La velada hubiera tenido lugar en el pabellón Fernando Martín, y en ella hubieran participado figuras del boxeo superligero masculino como el nombrado Luca Giacón o Robert Tlatlik. Este campeonato no solo hubiese contado con su versión masculina. Otro de sus reclamos era la modalidad femenina, que en su cartel contaba con las participaciones de la boxeadora española Joana Pastrana, y de la boxeadora húngara Agnes Draxler. De esta manera quedaba demostrado que a poco a poco el deporte femenino va equiparándose al masculino, y más en un deporte como el boxeo, cuya principal figura siempre había sido el hombre.

El boxeo femenino es un deporte de combate que puede practicarse de forma amateur y profesional. La principal diferencia entre el boxeo masculino y el femenino se encuentra en el peso. La categoría peso pesado en el boxeo profesional femenino agrupa a las boxeadoras de más de 79,37 kg, mientras que la modalidad masculina agrupa a hombres con un peso mínimo de 90,72 kg. En el boxeo amateur, en la modalidad femenina existe la categoría peso mínimo de hasta 46 kg, que no existe en el boxeo masculino. Otra diferencia es que, en la categoría de peso superpesado, los hombres no tienen límite máximo, mientras las mujeres sí, concretamente de 86 kilos.

         

Además del peso, el boxeador Javier Castillejo añade otra diferencia entre ambas modalidades: el número y el tiempo de asaltos. Las mujeres hacían 4 asaltos de 2 minutos, mientras que los varones realizaban 10 asaltos de 3 minutos. Según la Escuela de Boxeo Segundos Fuera situada en Fuenlabrada, esta diferencia ha sido solventada, y tanto mujeres como hombres compiten en igualdad de condiciones en este sentido.

La mujer en el boxeo

El boxeo femenino es un deporte con mucha historia. Su práctica data desde el siglo XVIII. De esta ápoca, el Reino Unido tiene registros de combates deportivos entre mujeres, siendo el más antiguo el que hace referencia a la campeona londinense Elizabeth Wilkinson, en 1722.

En el siglo XX el boxeo femenino empezó a reivindicarse. En el año 1954 se televisó por primera vez una pelea de boxeo entre mujeres. Entre los años 1975 y 1978, algunas mujeres solicitaron licencias para boxear en diferentes lugares de Estados Unidos. En el año 1996 nació el boxeo profesional femenino moderno. En Europa, en ese mismo año, la Asociación de Boxeo Amateur del Reino Unido derogó la ley que prohibía a las mujeres boxear desde 1880. En julio de 1997 se realizó el primer campeonato de boxeo femenino de los Estados Unidos.

A pesar de toda la gran trayectoria del boxeo femenino a lo largo de la historia reciente, ha sido en el siglo XXI cuando se ha proclamado como deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012.

El boxeo femenino en la actualidad

El boxeo femenino es muy popular en países como Estados Unidos, Argentina, y México. Sin embargo, en España no lo es. Pero está tendencia está cambiando, ya que se está convirtiendo en un deporte con muchas adeptas. Según Javier Castillejo, en los últimos años, el papel de la mujer se ha acentuado. Así, la selección española de boxeo femenino ya realiza torneos, compite en las olimpiadas y en los campeonatos del mundo, obteniendo muy buenos resultados.

El incremento de la participación de las mujeres en el boxeo no solo se refleja en los diferentes eventos de relevancia que se realizan. También se presencia en las escuelas de boxeo y en los gimnasios. Es el caso de la Escuela de Boxeo Segundos Fuera de Fuenlabrada. Una gran parte de su aforo está constituido por mujeres. Manuel Fernández, profesor de esta escuela, considera que el principal motivo de este incremento es la mayor libertad que tiene la mujer hoy en día en todos los ámbitos. Las mujeres están muy integradas en este deporte y no hay discriminación, ya que son ellas mismas quienes quieren realizar clases mixtas. Fernández destaca además, la gran competencia que hay en este deporte en el sector femenino, incluso mayor que en el masculino.

El boxeo femenino cada día tiene menos barreras, por no decir que en nuestros tiempos, ya casi ninguna. Compite en las mismas competiciones que los hombres, es un deporte cuya práctica está en auge, y no para de cosechar títulos y buenos resultados.

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech