GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

VIDEOANÁLISIS: Parches para tapar una gran herida nacional, los pozos ilegales

Noticia
Nacional

Hace unas semanas, Totalán se convirtió en el centro de atención de toda España con motivo del caso de Julen, el pequeño que se precipitó trágicamente por un pozo de sondeo ilegal. Ahora; todos los españoles contemplan sin lugar a dudas que la existencia de estas excavaciones por todo el territorio nacional es un peligro y un problema de grandes dimensiones. Es curioso que tenga que suceder una desgracia como la de Julen para que una nación entera se de cuenta de algo que lleva afligiendo a la hidrografía y a la ciudadanía desde hace años.

La pasada semana, un vecino del municipio de Alcorcón denunció la existencia de un antiguo y peligroso pozo. La respuesta de la Administración Pública fue inmediata;  el inicio de una campaña de vigilancia de pozos, la puesta en marcha de un plan de prevención, la movilización social… Una respuesta que no hemos contemplado para con los otros 500.000 pozos ilegales localizados que se reparten a lo largo y ancho de la península. Sin lugar a dudas, un parche para una herida que, a estas alturas, cuesta tapar. Un lavado de cara para un Gobierno que, como los anteriores, ha hecho caso omiso a este grave problema a pesar de contar con una buena regularización en la materia.

Algunas organizaciones ecologistas como Greenpeace y Ecologistas En Acción llevan años luchando contra la fabricación y utilización de los pozos que nutren de agua a muchísimas fincas de España y que suponen no solo un peligro para las personas debido al riesgo de precipitación, sino además un desequilibrio en la economía por el coste del agua.  
Ante este panorama, el ciudadano de a pie solo encuentra dos sentencias desde el poder público: la falta de transparencia por parte de los ministerios encargados de la cuestión y la falta de compromiso para mejorar y estabilizar el asunto.
 

El caso de Alcorcón no debe confundirnos, sino ayudarnos a comprender la “jugada populista” de la administración pública. ¿Deberíamos creernos a una Administración que durante casi cincuenta años ha permitido que nuestro país se siembre de pozos y que se cometan atrocidades para con el caudal hidrográfico natural? La respuesta es no; pero ojalá no tuviera que haber muerto Julen para saberlo.

 

 

 

 

Nuestra experta en la hidrografía española comenta su opinión acerca del tema.
 

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech