GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Puestos a imponer, impongamos libertad

Opinión
Educación

Educar no consiste en imponer, consiste en enseñar todas las posibilidades y dejar en manos de cada uno, la elección de su camino. La etapa estudiantil de un niño le condiciona en la gran mayoría de aspectos de su vida. Lo que le enseñan y, de todo eso, lo que aprende resultará clave, conformará su personalidad y su futuro. 

Parece evidente a estas alturas de la película, ¿no? Pues en Alcorcón, concretamente en el colegio Juan Pablo II, no parecen tenerlo tan claro. En este centro han establecido “actividades extraescolares de niñas o coser” y “actividades extraescolares de niño o visitar el Estadio Santiago Bernabéu”. ¿No hay niños que quieran aprender a coser? ¿Acaso no hay niñas amantes del fútbol? Y no solo eso, por si fuera poco, han decidido segregar a los niños en las propias excursiones convencionales de cada curso. Dándoles un destino distinto acorde con lo que el centro considera “adecuado para niños” y “adecuado para niñas”.

Por este tipo de educación y  personas que la imparten, florecen los prejuicios y las discriminaciones. La imposición, en cualquiera de sus dimensiones, es caer en un error y más, cuando esa imposición va hacia niños que aún no tienen la autonomía suficiente para saber qué quieren y qué posibilidades existen entre las que poder elegir.

No olvidemos que un niño no es más que un libro en blanco. Un libro largo que él mismo terminará escribiendo pero en sus primeros años de vida, escribe la gente que le educa y le enseña a ser quien quiera ser. La introducción de un libro, por ir antes de todo, condiciona el resto de capítulos.

Mostrémosles a ellos, autores de sus libros y, por tanto, de su vida, todas las posibilidades que tienen, sin imponer cuales tienen mejor futuro o cuáles están hechos para ellos, es tarea suya encontrarlo. Dejemos en sus manos la opción de elegir su historia, sin caer en el error de mirar al pasado, no progresar e imponerles lo que hace años era obligación de un sexo o de otro. Démosles la posibilidad de escribir su libro, de equivocarse, de arrancar las hojas que finalmente no quieran y quedarse con las que más le definan. Dejémosles ser quienes quieran ser, que tanto los niños como las niñas son lo mismo, personas libres.

Michèle Mouton es una piloto de rally, subcampeona en el Campeonato Mundial de Rally en el año 1982. La selección española de fútbol femenina ganaba en el año 2004, la Eurocopa sub-19.  Cristóbal Balenciaga fue un prestigioso diseñador de moda considerado uno de los creadores más importantes de la alta costura. María de Villota fue amante del motor desde los 16 años y se convirtió en una renombrada automovilista. La libertad de ser autores de su libro y, consecuentemente de su vida, les dio la posibilidad a todos ellos de ser quienes son o quienes fueron.

“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo”. – En Busca de la Felicidad.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech