GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Personas con discapacidad, no incapacitados

Entrevista
Local
“Siguen existiendo muchos estereotipos y prejuicios para con las personas con discapacidad latentes en la sociedad”

Sólo el 33% de la población con alguna discapacidad tiene trabajo o busca activamente uno, este colectivo tiene una tasa de paro del 31%, un 9% más que las personas activas sin discapacidad, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. Nos hacen ver, una vez más, que la inclusión laboral de personas con discapacidad sigue siendo una tarea pendiente en nuestro país.

Muchas organizaciones se han propuesto el reto de vencer la inactividad de las personas con discapacidad. Es el caso de la Cátedra de Investigación Fundación Konecta de la Universidad Rey Juan Carlos. Entrevistamos a Jose A. Barragán Domínguez terapeuta ocupacional y técnico de esta Cátedra, quien nos cuenta que el objetivo fundamental del proyecto que lleva en pie desde 2014 es “fomentar el emprendimiento a base de gestionar el talento aprovechando las capacidades de las personas con discapacidad”. Así como “promover y contribuir a la formación de profesionales cualificados y a la generación de empresas competitivas como elemento de inclusión sociolaboral”.

Para impulsar el autoempleo en el colectivo de discapacitados la  ha tomado la iniciativa de llevar a cabo una colaboración con esta Cátedra. Jose A. Barragán nos cuenta que “fue el departamento de Servicios Sociales quien trasladó la demanda y Ricardo Moreno, quien es profesor de la URJC, director de la Cátedra y de la Unidad de Atención a Personas con Discapacidad, desde esta última comenzó a articular el proyecto con la colaboración de todos sus integrantes”.

El papel de la cátedra en esta cooperación sería “orientar a los emprendedores con discapacidad de Alcorcón, incluyendo procesos de mentorización, contando con la colaboración de los viveros de empresas de Móstoles y Vicálvaro”. Se incluye tanto atención a emprendedores como la formación a profesionales de la educación, familiares y alumnos con discapacidad de Alcorcón. Además también se incluirán talleres de relajación, entrenamiento de las habilidades sociales y académicas, y gestión del estrés laboral, entre otros.

Como bien nos comenta el terapeuta Barragán, la inserción socio laboral de las personas con discapacidad es trabajo de todos. Y existe la necesidad de una coordinación y un trabajo común desde todos los estamentos de la sociedad, que exista “un verdadero interés por alcanzar el objetivo por parte tanto de las entidades públicas como privadas”.

No todos los tipos de discapacidad tienen la misma disposición para acceder al mundo laboral. Según nuestro experto son la discapacidad psíquica y la intelectual las que lo tienen más difícil. El primer grupo porque “siguen generando reacciones de miedo y rechazo” y el segundo por la falta de oferta y las complicaciones a la hora de hacer una formación especializada de calidad. Pero nos cuenta que en general a día de hoy “siguen existiendo muchos estereotipos y prejuicios para con las personas con discapacidad latentes en la sociedad. Ideas como relacionar discapacidad con incapacidad o independencia”.

"Una persona con discapacidad aporta diversidad; y la diversidad es sinónimo de enriquecimiento"

Las personas con diversidad funcional no piden un trato especial, sino acceder a puestos de trabajo de una forma normal. “Las personas con discapacidad no son superhombres o supermujeres sino personas normales, que quieren desempeñar su vida profesional y sociolaboral en entornos inclusivos y normalizados” nos dijo Jose A. Barragán. Además las personas con discapacidad añaden una cualidad al entorno profesional que sólo ellas pueden añadir, la diversidad. Y el terapeuta ocupacional de la Cátedra nos regaló una frase muy bonita, que da esperanzas sin quererlo sobre este nuevo panorama, que “una persona con discapacidad aporta diversidad; y la diversidad es sinónimo de enriquecimiento”.

Para mejorar la situación en este sector propone ciertos ajustes. La primera modificación sería hacer cumplir la imposición del 2% de personal contratado con algún tipo de discapacidad en las empresas, ya que según cifras del CERMI “sólo el 35 por ciento de las empresas españolas con plantillas de más de 50 trabajadores tienen contratada a alguna persona con discapacidad”. Y que los empleos que se ofrezcan sean cualificados. Como última mejora propone tener en cuenta a las PYMES “pudiendo establecer otras cuotas mínimas de reserva de puestos de trabajo así como incentivos para la contratación más interesantes”.

Como comentábamos al principio, nos queda un largo camino por recorrer en la integración completa de personas con diversidad funcional al mundo laboral. Y lo primero que hay que hacer es eliminar nuestras barreras para poder ayudar a este colectivo a deshacerse de las suyas. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech